Skip to content

Santiago Cafiero defendió la posición de Argentina contra Venezuela y señaló contra la oposición: “Está en el camino de una ultraderecha antidemocrática”.

En su presentación al Senado, el jefe de personal explicó la posición del gobierno después de la votación en la ONU. Le pidió a Juntos por el Cambio que dejara "el discurso del odio" y les recomendó "bajar un poco los decibelios".

Santiago Cafiero defendió la posición de Argentina contra Venezuela y señaló contra la oposición:

Santiago Cafiero defendió la posición de Argentina contra Venezuela y señaló contra la oposición: "Está en el camino de una ultraderecha antidemocrática".

A pesar del tono tranquilo de su informe en el Senado, el Jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, Juntos por el Cambio, advirtió que “la oposición, si no baja sus decibeles, si no se detiene y se aleja del discurso del odio, está en camino de convertirse en una ultraderecha antidemocrática y ultraminoritaria Lo hizo en respuesta a una pregunta de Pamela Verasay de Mendoza. También hubo dos radicales, la tucumana Silvia Elías de Pérez y la jujeña Silvia Giacoppo, quienes, tras las evidentes diferencias entre el embajador argentino ante la OEA, el kirchnerista Carlos Raimundi, y el canciller Felipe Solá e incluso el propio presidente Alberto Fernández, exigieron claridad sobre la posición argentina con respecto a Venezuela. “No promoveremos un golpe de Estado, no promoveremos la defensa de los gobiernos autodenominados, como ha sucedido”, dijo, subrayando en particular que “las decisiones de bloqueo y las intervenciones nunca son el camino correcto, ni los bloqueos económicos ni las decisiones unilaterales”.

El Jefe de Gabinete, uno de los hombres más cercanos al Presidente, parecía lograr un equilibrio entre la posición de la Iglesia, visiblemente más favorable a Nicolás Maduro, y el mensaje enviado a la ONU por Fernández y Solá ante el informe de la chilena Michelle Bachelet. “Argentina ratificó la decisión de respetar los derechos humanos en todos los ámbitos, en todos los gobiernos. No hay distancia o diferencia con lo que se hizo, el informe de ayer fue sobre Venezuela. También nos preocupan los derechos humanos en otros países de la región como Colombia y Bolivia. Incluso nos preocupan los derechos humanos de la comunidad afroamericana en los Estados Unidos. Argentina se comporta de una manera que defiende los derechos humanos en todo el mundo y no los cumple”, continuó el Sr. Cafiero. También insistió en que “la posición de nuestro país no ha cambiado de ninguna manera. Para entonces la Vicepresidenta ya había abandonado el local y en su lugar Claudia Ledesma de Abdala de Santiago estaba coordinando la reunión.

Después de toda la ronda de preguntas con los senadores del partido gobernante, Cafiero anunció sorprendentemente que respondería a algunas preguntas aún abiertas de la oposición. “Hablaré del representante ante la OEA porque algunas personas han pedido Estamos satisfechos con su tarea y sus métodos de trabajo y su posición no están siendo investigados”, defendió a Carlos Raimundi, negando su posible dimisión después de que el diplomático políticamente destacado hubiera apoyado a Venezuela.

El día de la Virgen del Rosario, Cristina Fernández de Kirchner entró en el local con un delicado rosario al cuello. Nunca antes se había mostrado con un símbolo religioso para dirigir las reuniones. Comprobó el quórum y anunció que la audiencia comenzaría. Advirtió de su error, se rió, bromeó y preguntó por qué se había equivocado, y en lugar de decir “reunión” dijo “audiencia”, un término que tiene más que ver con los tribunales que con el ámbito político.

La bandera fue izada por Martín Doñate de La Cámpora, quien asistió a una reunión presencial autorizada por el nuevo protocolo promovido por el Frente de Todos, cuestionando a los Juntos por el Cambio. En esta ocasión, incluso un senador de la oposición estuvo presente.

Santiago Cafiero, Jefe de Gabinete, llegó al Senado a la 1:30 p.m., pasó por el despacho del jefe de la comisión y juntos llegaron al Salón de Honor, donde esperó el momento de presentarse a los Senadores, para hacer su segundo informe al Senado, el tercero al Congreso y en relación con la pandemia. Dos días antes, envió respuestas escritas a las 760 preguntas de 35 senadores nacionales.

Cafiero tuvo 60 minutos para su discurso de apertura. Utilizó sólo 47, describiendo los últimos meses como “el peor trimestre” e incluso habló del aumento de los índices de pobreza que el INDEC acababa de anunciar. Prometió: “No estamos aquí para poner excusas, no estamos aquí para escondernos detrás de la crisis mundial. Pero pidió el “reconocimiento” de la situación general, del marco de la pandemia. “No vinimos a culpar a alguien o a decir que algo sucedió, vinimos a arreglar las cosas y a ver cómo podíamos avanzar todos”, continuó, refiriéndose claramente a una frase muy conocida que Mauricio Macri había pronunciado después de haber recurrido al Fondo Monetario Internacional en busca de financiación.

“El gobierno anterior adoptó un pequeño modelo de exclusión, entendió que era el modelo viable, y lo único que lo provocó fue que las crisis de nuestro país se acentuaron cada vez más”, señaló con un tono lento. En otra alusión a McCrism, señaló: “No vinimos aquí a prometer semestres o duchas de inversiones que terminaron convirtiéndose en una lluvia de deudas.

“La deuda ha sido reestructurada y con el tiempo se ha establecido un perfil de sostenibilidad que nos ha permitido asignar recursos a la infraestructura, la salud y la educación. Los recursos no han pasado por el canal de la deuda”, explicó el funcionario sobre el enfoque del gobierno, quien habló de una “doble crisis” como resultado de la crisis de la balanza de pagos de 2018 y 2019 y del coronavirus.

En el retiro, se le unieron Doñate, la presidenta provisional Claudia Ledesma Abdala, la vicepresidenta del organismo Laura Rodríguez Machado (PRO), el vicepresidente Martin Lousteau (Evolución-UCR), fue escuchada por la peronista María Teresa González y esta vez y por primera vez por la opositora María Clara Vega, que aceptó el cambio de protocolo del oficialismo del bloque parlamentario federal y llegó desde La Rioja, cumplió los protocolos de traslado y tomó un lugar en la asistencia.

Fue Rodríguez Machado quien comenzó la lista de oradores y no escapó a la ironía. “Muchas cosas no llegaron a su destino porque nombró al gobierno anterior 15 veces y a Mauricio Macri cinco veces”, dijo el cordobés, quien exigió explicaciones por los 70 despidos en la PAMI y pidió recursos nacionales para combatir los incendios en su provincia.

Según un acuerdo previo, el primer bloque de preguntas estaba destinado a la oposición principal: 14 senadores de los Juntos por el Cambio tenían 5 minutos cada uno. En la segunda ronda se anotaron diez senadores del Frente de Todos que, en relación con el bloque que forman, tuvieron 10 minutos para hablar, por un total de una hora y 40 minutos.

Además de las preguntas presentadas por escrito, hubo preguntas orales, como la de Mario Fiad sobre su planeada salida al aislamiento. Cuando Cafiero había respondido a la primera ronda de preguntas, se escuchó una voz masculina: “¡No me respondió! El modo planificado, que no permite intercambios, crea una cierta monotonía y la posibilidad de elegir cuánto y qué se responde.

Como el mismo Cafiero dijo, era “un poco como un guión”. “Esta es un área de debate, y creo que puedo decir francamente: me salgo del guión, pero desde que el senador Verasay me preguntó cómo veo a la oposición… Creo que si la oposición no baja sus decibelios, si no se detiene y se aleja del discurso del odio, la oposición está en camino de convertirse en una minoría antidemocrática de ultraderecha y ultraderecha. Me parece que este tipo de terraplanismo político que intentan fomentar no va a ninguna parte, este terraplanismo que quiere discutir sobre las libertades, incluso la ciencia discute sobre cuestiones lógicas y válidas y probadas, me parece que este no es el camino”, dijo, terminando sus respuestas a la oposición.

Anteriormente, había dado números y datos con varias comparaciones en términos de macrogestión. Habló de los incendios, por ejemplo. Repitió que “en 2019, el presupuesto para la lucha contra los incendios fue de 283 millones de pesos y se redujo a 245, en 2020 comenzamos con 245 millones de pesos porque ampliamos el presupuesto para 2019 y lo aumentamos a 727 millones de pesos”. Citó este punto como ejemplo. “Supuestamente hemos aumentado el presupuesto, si hay una emergencia, no llamaremos a la oración, sino que nos ocuparemos del asunto y del problema”, volvió a aludir al macroismo. “El plan de lucha contra los incendios se incrementó en un 260%”, añadió, culpando al Ministerio de Justicia por la falta de respuesta a los datos que proporcionó: “El 95% de los incendios son deliberados”.

Respecto a los despidos del PAMI, aseguró que “sólo se han cambiado los cargos políticos de la dirección, ninguno es empleado de la empresa del organismo, lo que se ha hecho es sustituir los cargos políticos del área”.

Como sucedió al mismo tiempo en el retiro de los diputados, hubo quejas sobre los problemas de circulación entre las provincias, especialmente en el caso de San Luis. “La circulación entre las provincias está garantizada, el Departamento de Seguridad Provincial de San Luis ha estado en conversaciones con el Ministerio del Interior y han estado trabajando para levantar el bloqueo y transportar el corte con los productores agrícolas que no pudieron pasar. Mañana llegarán los funcionarios del Ministerio del Interior para finalizar la firma del acuerdo.

también defendió la indemnización de los pequeños productores a petición de Alfredo de Angeli de Entre Ríos; y calculó que “los pensionistas perdieron el 19,5% después de aprobar la fórmula de Macri”, mientras que este año “en términos reales se ha producido un aumento del 7,6% en los pensionistas reales, un rendimiento que alcanza los seis millones de pensionistas”, respondió a Elías de Pérez.

Con respecto a los subsidios de transporte, que describió como un 185% más altos que en 2019, se comprometió a averiguar y evaluar si hay retrasos en las transferencias.

también habló de los tres candidatos a la cámara electoral: “Cumplieron con los requisitos de idoneidad técnica para el cargo, pero sólo uno tenía experiencia como jurado en concursos electorales, cabe señalar que los resultados son todos bastante similares, este concurso terminó en 2018, también me gustaría saber si el Senador pidió a mi predecesor durante 2018 y 2019 que enviara el documento al Senado”, dijo nuevamente a la oposición, que consultó a por la exclusión de Alejandra Lazzaro y la elección de Daniel Bejas, ex apoderado del PJ.

Sobre las acusaciones por su alusión al pasado reciente, dijo “Si no sabemos de dónde venimos y dónde estamos, cómo vamos a explicar a dónde queremos ir”

Del Frente de Todos vinieron preguntas más educadas, por ejemplo de la Puntana María Eugenia Catalfamo, que agradeció la ayuda contra los incendios y destacó la labor del personal de San Luis, que se ocupó de todas las solicitudes de entrada en la provincia.

“Nada es suficiente, pero en nombre del pueblo de Río Negro, quiero agradecerles el trabajo que están haciendo, vemos lo que están haciendo para sacar a la gente de esta crisis”, dijo Silvina García Larraburu de Bariloche, quien pidió información sobre las ayudas para los trabajadores temporales, por ejemplo del turismo, y también pidió “trabajar juntos, sin mezquindad, necesitamos una oposición que esté a la altura”.