Skip to content

Sergio Berni: “Le pedí al Ministro Frederic que me diera todas las pistolas Taser que compró y que no usará

El oficial de Buenos Aires planea usarlos en las fuerzas provinciales. "Es un elemento indispensable que asegura la vida del policía y de terceros", dijo

Sergio Berni:

Sergio Berni: "Le pedí al Ministro Frederic que me diera todas las pistolas Taser que compró y que no usará

Cuando Patricia Bullrich era Ministra de Seguridad y anunció la compra de armas Taser, el kirchnerismo impugnó y rechazó la decisión, apoyándose en las objeciones de los grupos de derechos humanos que advirtieron contra el uso indiscriminado de estas armas.

El asesinato del Inspector Juan Roldán abrió el debate sobre cómo deben actuar las fuerzas de seguridad en situaciones de violencia callejera, como las que prevalecieron a plena luz del día el lunes en Palermo. Salieron de la oposición para apoyar la idea de que las pistolas taser podrían haber prevenido el crimen del oficial. De hecho, el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta en Buenos Aires anunció que planeaba comprar estas armas no letales para equipar a las fuerzas policiales de la ciudad.

Desde la Casa Rosada, sin embargo, expresaron diferentes posiciones. En primer lugar, el Jefe de Gabinete Santiago Cafiero negó que se estuviera investigando el uso de las pistolas paralizantes para su aplicación. Pero este miércoles, la Ministra de Seguridad, Sabina Frederic, aprobó el despliegue, pero sólo para el Grupo Federal GEOF en crímenes específicos y de alta complejidad. Más tarde se añadirían otros grupos de élite, como el grupo Escorpio de la gendarmería, el grupo Albatros de la prefectura y un sector especializado de la policía de seguridad aeroportuaria.

En este contexto, la siempre disonante voz de Sergio Berni resonó una vez más. El funcionario provincial pidió a Sabina Frederic que le entregara los fusiles Taser, que no utilizará para equipar a las fuerzas armadas de Buenos Aires.

Al analizar el asesinato de Roldán, Berni señaló que “existe un clima de inseguridad en las fuerzas de seguridad”, ya que deben comportarse en ciertas situaciones violentas en las que las decisiones deben tomarse en segundos. En declaraciones a TN, el ministro de seguridad estableció un paralelismo entre el gobierno actual y el anterior: “El ejecutivo escribe un protocolo, cambia el gobierno y se escribe otro protocolo, y se cruzan posiciones ideológicas y a veces fundamentalistas”.

En este sentido, reveló que cuando un policía comienza su día de trabajo, “llama al fiscal para ver cómo debe moverse”. “Hay que dar a la policía un marco de garantía de que puede actuar con eficacia”, exigió.

Cuando se le preguntó acerca de su posición sobre el uso de las pistolas paralizantes, Berni dijo que “es un elemento indispensable para asegurar la vida de la policía y de terceros”. El funcionario de Buenos Aires hizo esta declaración, diciendo que era consciente de que Frederic y Cafiero tomaban la posición contraria: “Sé que ellos piensan así”. Sin embargo, reveló: “Le pedí al ministro que me diera todos los tasers que el gobierno nacional ha comprado y no usará”.

Después de confirmar el compromiso de Frédéric de apoyarlo, Berni declaró que “hay una falta de más doctrina y menos chamanismo en la política de seguridad.

Ante el aumento de la inseguridad, el ministro de Axel Kicillof justificó que “hay menos delincuentes, pero generan más actividad”. Y explicó: “Antes tenían un resultado que les permitía no tener mucha frecuencia, y hoy el delincuente genera varios delitos por día porque son delitos de bajo resultado económico, y en definitiva, lo que busca el delincuente es el resultado económico”.

“Existe una sensación de impunidad tan grande que hace que el autor no tome ninguna precaución; lo que hace no tiene ningún problema porque al día siguiente es libre y el dueño de la libertad de un prisionero está en la justicia”, acusó.

El día en que el Indec informó que la pobreza en Argentina ya había alcanzado los 18,5 millones de personas, Berni advirtió del aumento de la delincuencia. “En una situación de crisis, el crimen es un generador de trabajo. La desigualdad es la génesis del crimen”, especificó.