Skip to content

Un juez argentino se quejó a Uruguay después del acuerdo obtenido por el sindicalista Balcedo para no volver a la cárcel

El Juez Kreplak exigió que el acuerdo incluyera los bienes que debían ser adjuntados. Y reclamó su investigación. El ex jefe del SOEME admitió varios crímenes y cumplirá un período de libertad condicional

Un juez argentino se quejó a Uruguay después del acuerdo obtenido por el sindicalista Balcedo para no volver a la cárcel

Un juez argentino se quejó a Uruguay después del acuerdo obtenido por el sindicalista Balcedo para no volver a la cárcel

El juez federal Ernesto Kreplak firmó este viernes una carta para que la justicia uruguaya le informe los detalles del acuerdo al que llegó con el sindicalista Marcelo Balcedo, quien admitió varios delitos a cambio de no volver a la cárcel, retrasando así la extradición a Argentina. Más de dos años y medio después de su detención, el ex jefe del SOEME (Sindicato de Trabajadores y Trabajadores de la Educación y las Minorías) todavía no ha podido ser investigado por el juez argentino, ni siquiera por videoconferencia. Kreplak cuestionó si el sindicalista había incluido en el acuerdo activos que iban a ser confiscados. Dijo que esto sería “una grave violación del acuerdo bilateral de cooperación internacional que se aplica a ambos países”.

Según los medios de comunicación uruguayos, Balcedo y su esposa Paola Fiege llegaron a un acuerdo con la fiscalía y evitaron volver a la cárcel, donde estuvo detenido sólo siete meses y 21 días. El sindicalista fue condenado a cuatro y ocho meses por blanqueo de dinero, uno por contrabando y otro por tráfico de armas. El resto de la sentencia podría cumplirse en libertad condicional.

Fiege fue acusada de los mismos delitos, pero como “cómplice” del delito de blanqueo de dinero, que se castiga con tres años de prisión.

A cambio, tendrán que proporcionar una serie de activos como garantía, y además el Estado uruguayo confiscará unos ocho millones de dólares, una villa en Maldonado y cuatro coches de alto valor.

Ambos se encontraban bajo arresto domiciliario en la villa “El Gran Chaparral”.

A lo largo del juicio, Kreplak recordó que pidió repetidamente que se tomaran precauciones con respecto a los bienes uruguayos y nunca recibió respuesta. Debido a la falta de datos concretos, el juez pidió ahora al poder judicial de ese país que identificara los bienes que forman parte del procedimiento sumario.

“El abajo firmante considera que lo contrario constituiría una grave violación del tratado bilateral de cooperación internacional que se aplica a ambos países, lo cual es sumamente preocupante en vista del cumplimiento del mandato de garantizar la aplicación del derecho penal sustantivo, que ordena todos los procedimientos penales y en vista de lo cual esta jurisdicción ha hecho todos los esfuerzos posibles para promoverlo”, dice la carta enviada ayer a través de la Dirección de Asistencia Jurídica Internacional del Ministerio de Relaciones Exteriores, a la que tuvo acceso este diario.

En Argentina, Balcedo aún no ha sido investigado. Sin embargo, el caso que llevó a su arresto está a un paso de los procedimientos orales. En este caso, ya se ha comprobado una discrepancia de casi 600 millones de pesos, correspondientes a las contribuciones de los miembros, y sólo entre 2012 y 2018, cifra que representa más del 75% de los ingresos recibidos por la Dirección General de Escuelas de la Provincia de Buenos Aires (DGE).

En este juicio, la madre de Balcedo, Myriam Renée Chávez, el ex número dos del sindicalista Mauricio Yebra y varios empleados de SOEME serán llevados ante la justicia.

La lista de acusados incluye a Sergio Omar Martínez, propietario de El Chaqueñito SA, a través del cual se compraron docenas de coches de lujo. Varios de ellos fueron encontrados en “El Gran Chaparral” cuando Balcedo fue arrestado.

Una gran parte de los activos terminaron en la compra de automóviles, bienes raíces y barcos. Sin embargo, también se descubrió que el dinero fue a parar a las cuentas del periódico Hoy y de Radio Red 92, los medios de comunicación de la familia Balcedo.

Balcedo y Fiege fueron arrestados el 4 de enero de 2018 en su villa de Playa Verde durante una operación conjunta con las fuerzas de seguridad uruguayas y la Interpol. Durante el proceso se confiscaron, entre otros, más de 7 millones de dólares de cajas de seguridad y 14 coches de lujo.

Cuando la justicia uruguaya les concedió el arresto domiciliario, la Cancillería argentina dio una serie de discursos con el fin de “asegurar que los bienes que Marcelo Balcedo y Paola Marina Fiege habrían obtenido ilegalmente como resultado de las actividades criminales cometidas en nuestro país sean devueltos a tiempo, en el marco de los acuerdos internacionales vigentes entre la Argentina y el Uruguay“.