Skip to content

Un juez de Mendoza dictaminó que las personas que violan la cuarentena ordenada por Alberto Fernández no pueden ser detenidas

Garantías La Jueza Alejandra Mauricio declaró la inconstitucionalidad de los decretos emitidos por el Presidente porque el Poder Ejecutivo no puede legislar en materia penal

Un juez de Mendoza dictaminó que las personas que violan la cuarentena ordenada por Alberto Fernández no pueden ser detenidas

Un juez de Mendoza dictaminó que las personas que violan la cuarentena ordenada por Alberto Fernández no pueden ser detenidas

La jueza de garantías de Mendoza, Alejandra Mauricio, declaró inconstitucional el DNU presidencial, que prevé la detención de personas que violan el aislamiento social preventivo y obligatorio (ASPO) El fallo se emitió hace unas semanas, pero se ha hecho notorio en los últimos días en medio de la disputa entre la Casa Rosada y la oficina del gobernador de esta provincia.

“El Presidente tiene la facultad de restringir los derechos y garantías de las personas en una situación excepcional como ésta. Algunos acuerdos internacionales incluso le permiten hacerlo. Sin embargo, lo que no puede decirse es que el cumplimiento de esas restricciones constituiría un delito penal en virtud del código penal, ya que está prohibido por la constitución nacional. Eso es lo que he declarado inconstitucional. De esta manera, los primeros decretos no tienen ningún contenido punitivo”, declaró Mauricio.

En un detallado reportaje con Cristina Pérez en Radio Mitre, la jueza justificó su decisión diciendo que declaró inconstitucionales los DNU firmados por Alberto Fernández “porque el artículo 99 de la Constitución prohíbe al Presidente de la República Argentina emitir decretos de emergencia para hacer leyes en materia penal”.

Mauricio recordó que el tercer párrafo de este artículo, que se refiere a las facultades del Presidente, contiene la reserva explícita de que esos decretos de excepción y de emergencia nunca podrán promulgar leyes en materia penal, fiscal y de política de partidos.

Según la juez, no se puede privar a las personas de su libertad y ningún ciudadano puede ser procesado por tales DNU por ser inconstitucionales, y recordó que “lo que está prohibido no puede ser confirmado por el Congreso Nacional”.

“Todos los DNU tienen un mecanismo muy estricto que requiere la validación del Congreso. Aunque el Parlamento ha validado muchos de estos decretos de cuarentena, que en mi opinión a menudo no se validan a tiempo porque no se cumplen los plazos, nunca puede validar lo que es nulo y sin efecto según la Constitución”, explicó.

Con esto en mente, el juez Mauricio consideró lo que el Congreso Nacional podría hacer en esta situación. “Aprobar una ley que probablemente establezca que el Presidente tiene la facultad de declarar los períodos de cuarentena y fijar las restricciones, y decir que esta violación será del tipo penal de los artículos 205 y 239. Pero debe ser una ley promulgada a través de los mecanismos constitucionales, no una confirmación”, subrayó.

Mauricio dijo que se inspiró en los testimonios del abogado constitucionalista Daniel Sabsay y que estaba muy tranquilo con su conciencia porque siempre se comportó de la misma manera, aunque tuvo muchas dificultades para actuar de esta manera. “Hasta ahora no he sentido ninguna presión (por el veredicto); he recibido felicitaciones de colegas y vecinos. No tenía miedo, estoy acostumbrada a fomentar las rebeliones”, dijo.

“Soy un juez de la Constitución, lo juré hace 30 años cuando fui a la corte. Estoy convencido de la validez de la constitución porque es el principio del estado de derecho. La legalidad, el debido proceso, la separación de poderes y su control deben existir y debemos defenderlos, comenzando por los jueces que tienen el deber de declarar de oficio cualquier inconstitucionalidad que advirtamos en las leyes aprobadas por el Congreso o quien sea”, añadió.

En este sentido, afirmó que “quien no tenga el valor de ser juez debe irse a casa” y recordó que “la Constitución debe gobernar, independientemente de quién gobierne; es nuestro deber, nos pagan por ello”.

El juez también declaró que si el Gobernador de Mendoza relaja la cuarentena, el incumplimiento y la violación de las restricciones serán sancionados con una multa, añadiendo otro problema a la situación. “Aquí tenemos la doble incriminación por el mismo crimen, un principio esencial en el estado de derecho: Nadie puede ser procesado o castigado dos veces por el mismo delito”, recordó.

“Aquí hablo absuelto o desestimado según la etapa del proceso, porque entiendo que cuando hay dos procesos y dos penas, se debe aplicar la más favorable, y en este caso es la multa”, añadió.

En su opinión, consideraba que una multa es mucho más eficiente que un proceso penal. “Tenemos alrededor de 7.000 casos de violaciones de cuarentena. Los únicos que son llevados a los tribunales son aquellos que han privado a las personas de su libertad, que es la mínima. El resto del juicio morirá porque es imposible procesarlos a todos”, advirtió.

En apoyo de su argumento, Mauricio recordó que en su provincia conducir bajo la influencia del alcohol se castiga con multas muy fuertes de unos 100.000 pesos. “Cuando esta ley entró en vigor, fue categórico que los accidentes de tráfico debidos a la embriaguez habían disminuido. Esto es muy cierto aquí y demuestra que la multa tiene más impacto que un caso criminal que termina en nada y desperdicia el dinero de los contribuyentes. De 7.000 casos, si tienes la suerte de juzgar 100, creo que es mucho”, dijo.

Por último, Mauricio estaba muy preocupado por el estado de derecho: “La Argentina ha perdido el rumbo en esta área”, concluyó.

Las dos sentencias del Juez Mauricio