Skip to content

Uno de los tres jueces desplazados por el Senado pidió a la Corte Suprema un permiso extraordinario

Germán Castelli lo hizo. Es hasta que el máximo tribunal decida su traslado y el de sus colegas Bruglia y Bertuzzi

Uno de los tres jueces desplazados por el Senado pidió a la Corte Suprema un permiso extraordinario

Uno de los tres jueces desplazados por el Senado pidió a la Corte Suprema un permiso extraordinario

Hoy, el juez federal transferido Germán Castelli solicitó a la Corte Suprema de la nación un permiso especial. La solicitud es válida hasta el próximo domingo 18, o hasta que el tribunal superior decida su per jumpum y el de los jueces Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi, cuyos traspasos no han tenido efecto.

Fuentes legales informaron a este diario que Castelli ha informado a la Corte Suprema que mañana es su último día de permiso ordinario – no tiene más días para tomar – por lo que ahora está pidiendo un permiso extraordinario. “Permiso extraordinario hasta el día 18 del mes y año en curso, o el tiempo que estime oportuno, según el caso, hasta la decisión final de este Tribunal Supremo en el recurso extraordinario de casación por salto de instancia”, dijo el juez en su exposición.

El juez dijo que un regreso al cargo “no se considera apropiado, dada la importancia de los valores en juego y en espera de la definición de la cuestión en juego; a menos que el Tribunal Supremo decida lo contrario”. El Tribunal Supremo ya ha concedido a Bruglia y Bertuzzi una licencia extraordinaria hasta el 18 de octubre. “Por este motivo, y dado que me encuentro en la misma situación que los jueces designados, es decir, a la espera de la definición de mi situación funcional según las órdenes mencionadas en el primer párrafo, solicito la licencia correspondiente para este fin”, explicó Castelli en su nota.

Castelli también dijo que no volvería a sus funciones si el tribunal no le concedía la licencia o retrasaba su resolución: “También le informo de que, en caso de que la decisión sobre esta solicitud de licencia especial se posponga unos días (ya sea por las razones explicadas aquí sobre la posibilidad de esta presentación por el procedimiento que inicia este tipo de solicitud, o ambas cosas a la vez), no participaré en la prestación de servicios ante el Tribunal Penal Federal No 7 del Caba, justificado sobre la base del presente Y en espera de un dictamen positivo sobre la autorización requerida aquí, a menos que este Tribunal Superior decida lo contrario”.

En una entrevista con este diario, Castelli dijo que esperaba con expectación y confianza el fallo del Tribunal. “Mientras espero la expectativa, también estoy convencido de nuestra posición por las abrumadoras pruebas que la sustentan o por las declaraciones de partidarios como la Federación Latinoamericana de Jueces o la Unión Internacional de Jueces. Ambos alegaron que las medidas tomadas contra nosotros por el Consejo de la Magistratura, el Ejecutivo Nacional y el Senado violan los principios de inamovilidad de los jueces. Respetuosamente espero la decisión del tribunal”, dijo.

Castelli, Bruglia y Bertuzzi fueron trasladados a importantes lugares políticos durante el mandato de Mauricio Macri. Castelli se trasladó del Tribunal Municipal Federal 3 de San Martín al Tribunal Municipal Federal 7 de Komodoro Py, donde más tarde se vio el caso de los folletos de corrupción, acusando a la Vicepresidenta Cristina Kirchner. Bruglia y Bertuzzi se trasladaron del Tribunal Oral Federal 4 en Komodoro Py a la Cámara Federal, donde se ventilan todos los casos de corrupción que involucran a políticos y empresarios.

El CSM entendió que estos y otros siete jueces habían sido transferidos irregularmente, en parte porque no habían pasado por el Senado. El gobierno envió sus nombres al Senado, y el Consejo Federal no aprobó los papeles de Bruglia, Castelli y Bertuzzi porque no se presentaron a la audiencia pública.

Los tres jueces iniciaron un procedimiento judicial para que la revisión de sus entregas fuera declarada inconstitucional. Presentaron una solicitud por salum a la Corte Suprema para analizar su situación. El Tribunal Supremo aceptó el tratamiento de sus expedientes debido a la gravedad institucional de los casos y decidió resolverlos rápidamente. La decisión del Tribunal Supremo está ahora pendiente.