Skip to content

Violaciones de los derechos humanos en Venezuela: Argentina apoyará un informe de la ONU pero advertirá sobre el bloqueo económico de Maduro

El Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas define hoy un respaldo al documento que denuncia las graves violaciones de los derechos humanos por parte del régimen de Maduro; el gobierno avanzó en su apoyo a pesar de las expresiones del embajador ante la OEA

Violaciones de los derechos humanos en Venezuela: Argentina apoyará un informe de la ONU pero advertirá sobre el bloqueo económico de Maduro

Violaciones de los derechos humanos en Venezuela: Argentina apoyará un informe de la ONU pero advertirá sobre el bloqueo económico de Maduro

Hoy en Ginebra, Argentina respaldará el informe del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos que denuncia las graves violaciones a los derechos humanos en Venezuela, aunque también destaca el impacto negativo del bloqueo económico del régimen de Nicolás Maduro en los Estados Unidos.

El Ministro de Relaciones Exteriores Felipe Solá dijo a este diario: “Para tener autoridad moral en la denuncia del bloqueo físico y financiero y las sanciones contra Venezuela, también hay que poder hacerlo con la violación de los derechos humanos.

De esta manera, Argentina planteará en la reunión del Consejo de Derechos Humanos en Ginebra hoy y mañana que el gobierno de Alberto Fernández está cuestionando las violaciones a los derechos humanos cometidas por el régimen de Maduro, aunque también quiere dejar en claro que el camino del bloqueo o la intervención extranjera no es el camino para resolver la crisis venezolana. Y volverá a pedir elecciones libres y transparentes para elegir al sucesor de Maduro.

La delegación argentina en la sede de la ONU en Suiza, encabezada por el Embajador Federico Villegas, ya ha recibido instrucciones precisas de Alberto Fernández y Solá para apoyar a el significativo informe emitido por la ONU el 16 de septiembre, en el cual informa cómo las autoridades y las fuerzas de seguridad de Maduro han planeado y llevado a cabo graves violaciones a los derechos humanos desde 2014, incluyendo ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzadas, detenciones arbitrarias y torturas.

Las discusiones sobre este informe y la situación en Venezuela en general comienzan hoy en Ginebra y culminan mañana después de todas las presentaciones. Además del informe de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, que denuncia el régimen de Maduro, la ONU también está discutiendo un proyecto patrocinado por Irán, Rusia y otros aliados de Venezuela, que promueve la cooperación técnica y la asistencia en el ámbito de los derechos humanos, pero no menciona las violaciones sistemáticas de las libertades por parte de Maduro. Este es un documento que evade el tema fundamental de la situación venezolana.

El gobierno argentino ya anunció que aprobará el informe de Bachelet y sus prórrogas. Esta posición fue reflejada por el Canciller Solá en el punto 7 del documento que firmó con el grupo de contacto al que pertenece Argentina, junto con otros países, para encontrar una solución pacífica a la crisis de Venezuela.

En este documento, la Argentina declaró que los miembros del Grupo de Contacto Internacional expresaron su “profunda preocupación” por la violación de los derechos humanos en Venezuela. El canciller Solá también destacó allí, y se reitera hoy en el informe de la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, que Argentina está presionando para que las misiones de revisión de la situación de los derechos humanos se lleven a cabo sobre el terreno y no sólo con el apoyo de testimonios de refugiados o venezolanos actualmente en el exilio.

Además, el embajador Villegas ha recibido instrucciones de plantear ante el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas que el gobierno también condena “los bloqueos, las sanciones personales y las constantes amenazas de acción directa por parte de la oposición”.

El apoyo de Argentina al informe de la ONU sobre las violaciones de los derechos humanos por el régimen de Maduro será una señal de que muchos países de la región están esperando el Sigzagueo mostrado la semana pasada por el embajador de Argentina ante la OEA, Carlos Raimundi, onu-que-prueba-la-represion-ilegal-en-venezuela/”> Destacó que “Venezuela ha sufrido un fuerte asedio por el intervencionismo” , por lo que “hay una evaluación sesgada de lo que son las violaciones de los derechos humanos en ciertos países”.

A lo largo de su intervención en el Consejo Permanente de la OEA, que supervisa la situación política del régimen de Maduro, Raimundi destacó que la Argentina “no representa una lectura ideológica de los derechos humanos”. Nos centramos en la persona que sufre. Para mi país, los derechos humanos no son un instrumento para adoptar una posición ideológica.

Estas declaraciones causaron gran inquietud en la comunidad internacional y también llamaron la atención del presidente Alberto Fernández, quien le dejó claro a Raimundi en una conversación telefónica que Argentina condena las violaciones de los derechos humanos en Venezuela.

El problema también se intensificó en la diplomacia internacional. El Secretario Adjunto para Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado de EE.UU., Kevin O’Reilly, calificó de “tristes” las declaraciones de Raimundi y dijo: “Si tienes un poco de pelo gris, puedes recordar una época en la que Argentina exigía respeto a las instituciones democráticas. Es lo único que los venezolanos están pidiendo realmente.

Durante los debates que tienen lugar hoy y mañana en Ginebra, se prevé que los Estados miembros del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas decidan la continuidad de la misión internacional independiente de investigación sobre Venezuela, que ha evaluado las violaciones de los derechos humanos cometidas en ese país desde 2014, además del informe publicado el 16 de septiembre del año pasado.

La presión internacional para que Argentina acepte este informe en la ONU es fuerte. Ayer, la oficina de Amnistía Internacional en Buenos Aires pidió al gobierno que haga una declaración enérgica sobre el caso de Venezuela.

“Llama la atención y se preocupa porque el peso de estos hechos (debido al informe de la ONU) o la responsabilidad del gobierno venezolano está siendo relativizado o puesto en perspectiva por la diplomacia argentina. No estamos hablando de ideologías, sino de miles de víctimas y sus familias que siguen desamparadas en su búsqueda de verdad y justicia”, ha dicho Mariela Belski, directora ejecutiva de Amnistía Internacional Argentina, refiriéndose al discurso del embajador Raimundi.

La posición de Alberto Fernández sobre Venezuela contradice la posición histórica de la presidencia de Cristina Kirchner, que nunca se ha opuesto al régimen de Maduro.