Skip to content

Vota a Bolivia: la diáspora de los 142 mil residentes en Argentina jugará un papel clave y sin precedentes en la elección

El censo autorizado representa el 2% del total del electorado. Este domingo, las inusuales elecciones tendrán lugar en un clima de incertidumbre y acusaciones

Vota a Bolivia: la diáspora de los 142 mil residentes en Argentina jugará un papel clave y sin precedentes en la elección

Vota a Bolivia: la diáspora de los 142 mil residentes en Argentina jugará un papel clave y sin precedentes en la elección

Por primera vez desde que se declaró la pandemia, el país enfrenta su primera elección nacional. Pero no será para determinar el destino de la Casa Rosada. El país alberga la mayor diáspora de la comunidad boliviana en el extranjero, con 142.173 bolivianos registrados que se presentan a las elecciones. Y aunque la mayoría de la población será mera espectadora, los resultados de las elecciones tendrán implicaciones geopolíticas para la región y para los intereses del gobierno de Alberto Fernández.

Los votantes bolivianos votarán por el presidente y el vicepresidente en la papeleta electoral, con el candidato del Movimiento al Socialismo (MAS) y ex ministro de Economía de Evo Morales, Luis Arce, y el ex presidente Carlos Mesa como principales competidores de la plataforma “Conciencia del Ciudadano”. Los extranjeros en la Argentina representan alrededor del 2% del censo total en Bolivia, y se espera que su participación en el censo alcance casi el 70%.

Los bolivianos que viven en el extranjero no recibieron su derecho al voto hasta 2009. Históricamente, la Argentina es uno de los mayores receptores de la inmigración boliviana. En las elecciones anteriores, el apoyo hegemónico al MAS del ex presidente Evo Morales Ayma fue evidente en las elecciones. El año pasado recibió el 82% de los votos a favor, y no se espera que esto cambie.

El capítulo argentino no es uno más para las elecciones bolivianas. Se librará una de las batallas políticas centrales del país. El gobierno de Alberto Fernández concedió asilo a Morales después de que fuera expulsado del poder en las sangrientas elecciones presidenciales de 2019. Durante el juicio, 33 personas murieron en enfrentamientos, saqueos y represión policial con el gobierno de transición de Jeanine Áñez.

Las elecciones no tienen precedentes en todos los aspectos. Por primera vez desde 2006, Evo Morales no participará en una elección presidencial. Desde Buenos Aires, estableció uno de los centros de campaña del MAS y articuló acciones en apoyo de Arce. Su activismo tiene influencia del exilio, pero no podrá votar, ya que sigue registrado como votante en el departamento boliviano de Cochabamba. El líder de la izquierda quería registrarse de nuevo, pero el gobierno de Añez rechazó esta posibilidad.

Este domingo Evo Morales se alojará en su casa del barrio de Colegiales de Buenos Aires, desde donde seguirá el desarrollo de las elecciones y no participará en ninguna agenda pública. “El pueblo boliviano vivirá un día histórico, ya que acudirá a las urnas con la esperanza de un futuro mejor, con alegría y en paz”, dijo en su último mensaje este sábado antes del inicio de la jornada electoral.

Al mismo tiempo, los partidarios del MAS estarán ocupados con el proceso electoral. “Todo está orientado hacia las elecciones. Como ciudadanos militantes, estaremos al servicio de que todo se arregle con las medidas del protocolo sanitario para todos nosotros”, dijo Iber Mamani, activista por los derechos de los migrantes y los pueblos indígenas y miembro del Frente Patria Grande.

Según las últimas encuestas, la competencia se dirige a un escenario de votación con resultados similares a los de 2019, cuando estallaron disturbios y peleas entre los partidarios y oponentes de Morales. Una nueva pequeña diferencia que podría determinar una segunda ronda de votación o el resultado final sobre el candidato del MAS – el favorito en las encuestas – podría crear de nuevo incertidumbre. El clima de hostilidad permanece, y se instala el temor de una nueva espiral de violencia. Ningún sector confía en las reglas de juego establecidas.

Tampoco se han descartado los incidentes en Argentina. “La prioridad es que todas las personas puedan ejercer su derecho al voto libremente y sin ninguna interferencia. No debemos descartar la posibilidad de que el Movimiento por el Socialismo, junto con sus aliados , intente provocar disturbios con el fin de deslegitimar el proceso electoral para justificar su derrota en las elecciones”, dijo la Ministra de Relaciones Exteriores Karen Longaric a este diario.

Los votos emitidos en las elecciones argentinas podrían ser decisivos si no hay tendencias claras. Con 107.203 votantes, más del 75% del censo se concentra en la ciudad y el área metropolitana de Buenos Aires, con un total de 37 y 40 escuelas públicas respectivamente. En ediciones anteriores, los clubes Deportivo Español y San Lorenzo de Almagro, en el barrio de Bajo Flores de Buenos Aires, fueron los centros de mayor actividad electoral, seguidos por las urnas de La Matanza.

También habrá actividad electoral en Mendoza (5), Jujuy (7), Córdoba (5), Salta (4), Santa Cruz (5), Chubut (2) y Santa Fe, Río Negro, Corrientes, La Rioja, Neuquén, San Juan, San Luis, Tucumán y La Pampa (1). En general, ha aumentado el número de escuelas creadas para evitar el hacinamiento debido a la pandemia.

Las elecciones en Bolivia ya han causado un gran revuelo en los últimos días. Al margen de las elecciones, el diputado nacional Federico Fagioli fue detenido en el aeropuerto internacional de El Alto, lo que provocó un fuerte rechazo y preocupación en el Estado argentino. Junto con otros dos miembros del Frente de Todos, el legislador viajó como observador internacional del proceso electoral. El sábado fue liberado, aunque el gobierno boliviano defendió la acción, acusando al legislador de mentir en Migraciones .

Pero en el medio hubo acusaciones de irregularidades en el registro de votantes, donde la oposición del MAS en Mendoza y San Luis presentó una denuncia. En el distrito de Cuyo, el presidente de la asociación boliviana del distrito, Daniel Paz, acusó que de los más de 7.000 bolivianos que viven allí, sólo “el 15% puede votar debido a las maniobras del gobierno de facto de Bolivia”.

A esta cifra hay que sumar los 24.247 votantes que fueron eliminados del registro, así como las críticas de los partidarios de Evo Morales por el cambio repentino en la ubicación de los colegios electorales, que fue considerado “una maniobra que desmoraliza y confunde a la gente”. También acusan de que la propuesta de elección de “Yo participo” no se había actualizado hasta ayer.

“Creemos que existe una desorganización del Tribunal Supremo Electoral (TSE) y del Consejo Plurinacional Electoral (OEP) hacia los ciudadanos en el extranjero, y maniobras que plantean dudas sobre sus funciones”, dijo Mamani a estos medios. “Por ejemplo, de las más de 51.255 personas que han sido privadas del derecho de voto en el extranjero hoy en día, sin presentar argumentos válidos y sin conceder el descargo, muchos ciudadanos están siendo privados de su derecho de voto”, añadió.

“El establecimiento y la organización de las mesas es una tarea del organismo electoral, y el organismo electoral publicó las listas de personas descalificadas a su debido tiempo, por lo que no debe haber confusión”, rechazó las críticas del Canciller Longaric.

Para los bolivianos que se presentan a las elecciones, el gobierno argentino aprobó un protocolo que permite el movimiento de votantes y trabajadores electorales. Los residentes podrán viajar en transporte público una vez que hayan recibido el certificado de aptitud uniforme.

La votación tiene lugar entre las ocho y nueve horas, a partir de las 8 de la mañana o desde el momento en que se alcanza el número mínimo de tres cuerpos electorales. En cuanto se cierra el colegio electoral, el recuento se realiza en la misma escuela. Cuando el recuento se completa, el registro es fotografiado y enviado a la EPA boliviana.

Los resultados de la votación en Argentina “no tienen un calendario establecido”, como el canciller boliviano subrayó a estos medios. “Los datos preliminares se conocerán por el día, pero los funcionarios llegarán después de los sobres del extranjero”, dijo ayer por la tarde. Sin embargo, señala que puede llevar días finalizar la definición antes de que se complete el examen final .