Skip to content

La reacción a las medidas: la agroindustria las pone de relieve y los campesinos las critican duramente

Ha surgido una grieta cuando los ruralistas rechazan la reintroducción de un recorte de impuestos que beneficia a la industria petrolera. Ese sector se mostró satisfecho pero subraya que las medidas son insuficientes.

La reacción a las medidas: la agroindustria las pone de relieve y los campesinos las critican duramente

La reacción a las medidas: la agroindustria las pone de relieve y los campesinos las critican duramente

En vista de las nuevas medidas, la grieta fue aún más pronunciada en el sector agrícola. Si bien la Mesa de Enlace criticó duramente las nuevas medidas para el sector agroindustrial anunciadas por el Ministro de Economía, Martín Guzmán, en la Casa Rosada, que tienen por objeto promover la venta de los cereales almacenados por los productores en sacos-silos, la Junta agroindustrial de la Mesa de Enlace también expresó su satisfacción por ser inadecuadas.

Entre las medidas tomadas por el gobierno se encuentra la introducción de un sistema de derechos de exportación para el complejo de la soja, que redujo temporalmente las tasas tanto de las ventas al exterior de la soja como de sus principales derivados hasta diciembre. Como resultado, el grano será gravado del 33% al 30% a partir de octubre, mientras que se incrementará gradualmente hasta el 33% en enero. Mientras que los derivados de la soja, como la harina y el aceite, bajarán al 27% a partir de este mes y pagarán el 31% en enero.

En este sentido, vuelve el diferencial arancelario entre los cereales y los derivados de las semillas oleaginosas, que Mauricio Macri había eliminado en 2018.

Además, se ha anunciado el programa de compensación y promoción de pequeños y medianos productores de soja, que incluye a todos aquellos productores que han cobrado hasta 20 millones de pesos por todos los conceptos en 2019 y que han declarado hasta 400 hectáreas de tierra para el cultivo de soja para la campaña 19/20 hasta el 31 de julio de este año.

“La reducción de los derechos de exportación en la cadena de la soja es insuficiente, pero es un comienzo que el gobierno reconoce la enorme carga fiscal del complejo oleaginoso. Y el 14 de octubre nos pidió que continuáramos discutiendo este tema en el Consejo Agroindustrial”, dijo a nuestras fuentes Gustavo Idígoras, presidente de Ciara-Cec, la cámara que reúne a los exportadores agrícolas y que fue uno de los participantes en el evento realizado en la Casa Rosada.

En este contexto, destacó que la diferencia arancelaria entre la soja y sus derivados tendrá un beneficio directo para el productor, ya que se trasladará al precio. “Es evidente que la industria argentina tiene una enorme capacidad de reserva y tiene obligaciones internacionales. Cualquier ventaja fiscal se transmitirá al productor”, insistió.

Pero la Mesa de Enlace criticó fuertemente las medidas oficiales. “Los anuncios muestran que no conocen la dinámica comercial y logística de la producción de granos”, dijo Jorge Chemes, presidente de las Confederaciones Rurales Argentinas (CRA). “Es una transferencia de recursos de la producción a la industria. Un subsidio del sector productivo a la industria”, agregó sobre el retorno del complejo diferenciado de soja.

Por su parte, el presidente de la Sociedad Rural Argentina, Daniel Pelegrina, señaló que las medidas eran peores que lo que había sucedido. “Era un tema que habíamos estado denunciando durante algún tiempo. Es una transferencia de dinero de los productores a los industriales. Por eso no estuvimos en el Consejo Agroindustrial Argentino, porque vimos esta maniobra”, dijo.

Además, dijo que esta disminución de la retención temporal de la soja no animará a los productores a vender la mercancía. “Los dólares llegarán desde aquí en febrero. Esta cosecha se venderá, pero lo que quieren es conseguirla ahora, y eso es imposible”, también criticó el comportamiento del gobierno, asegurando que no había sido consultado en la oficina de enlace.

“Continuamos con una política de intercambio frágil y sin objetivos. Las medidas anunciadas no tienen la orientación que espera el productor, ya que el carácter temporal propuesto significa que los beneficios no pueden ser trasladados a los productores”, dijo Carlos Iannizzotto, Presidente de Coninagro.

“Decisiva, la reducción de la retención de la soja es una medida fiscal que tendrá poco impacto, ya que hay varios factores como la brecha cambiaria que no están asociados a esta medida, la situación macroeconómica sigue siendo desigual, en definitiva, es más cíclica que estratégica”, añadió.

Cabe destacar que al evento asistieron representantes del Consejo Argentino de Agroindustria, representados por Idígoras y José Martins (Presidente de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires). Dardo Chiesa, ex presidente de Cra y actual coordinador de la Mesa de Carne, también estuvo presente. Pero la Oficina de Enlace no estaba presente porque explicaron que la invitación llegó hoy y están en sus respectivas provincias.

Pelegrina, sin embargo, informó que no fue invitado formalmente. Según ella, Gustavo Béliz (Secretario de Asuntos Estratégicos de la Presidencia) lo llamó a las 14:30 para comentar el evento, pero no precisamente las medidas tomadas.

Por cierto, el Ministro de Agricultura, Luis Basterra, criticó duramente a la Mesa de Enlace durante la conferencia de prensa en la Casa Rosada por resistirse a la segmentación de los productores. “Tuvimos 10 reuniones y nunca cerramos las puertas del todo. Siempre estamos abiertos al diálogo. Sin embargo, la segmentación de los productores es el resultado de las conversaciones con la asociación agrícola. Las demás entidades estaban en contra”, dijo, criticando al resto de los miembros rurales.