Skip to content

Las abstracciones académicas no generan confianza en el sector agrícola

A nivel local, están tratando de empujar a los productores a vender la soja, el mercado de granos ofrece precios atractivos pero hay signos de inestabilidad.

Las abstracciones académicas no generan confianza en el sector agrícola

Las abstracciones académicas no generan confianza en el sector agrícola

Hemos tenido una semana llena de situaciones perturbadoras, aunque algunas de ellas eran esperadas, pasaremos por las más importantes, pero antes de pasar a las importantes, paremos en la urgencia.

La urgencia… Ministro Martín Guzmán, es respetable y admirable que tenga un doctorado de la Universidad de Brown y luego un postdoctorado de la Universidad de Columbia. No hay duda de su profundo conocimiento académico de la teoría macroeconómica y la historia de las crisis financieras mundiales. Tuvo la suerte de trabajar en la investigación en la Universidad de Wisconsin en Madison y conoce la excelencia de esas facultades. Ahora bien, si vamos a desempeñar funciones ejecutivas, ya sean privadas o públicas, el centro de nuestro trabajo ya no es defender muy bien una tesis doctoral ante un grupo de académicos, sino juzgar los resultados de nuestras decisiones. Al menos en el sector privado, nuestras respuestas deben ser enérgicas, resolver problemas, marcar el rumbo e intentar llevar a nuestros sujetos a donde quieren ir, pero no saben cómo llegar si queremos ser líderes. Este es el objetivo fundamental del liderazgo en todos los niveles de la jerarquía, y a menudo sucede que si no alcanzamos los objetivos de quienes nos contratan, simplemente somos despedidos o nuestros contratos son rescindidos, y trabajamos abiertamente y estamos sujetos a un entrenamiento constante. Y eso no es ni correcto ni incorrecto, así es la vida laboral.

Debido a mis deberes profesionales, tuve que escuchar muy atentamente su discurso del jueves pasado, y en sus propias palabras, entre muchas otras, recibí las siguientes palabras: “…Estamos buscando: para promover el conocimiento y la ciencia… para fortalecer el frente externo y las reservas internacionales… para crear empleo y desarrollo… para armonizar la estructura de los tipos de interés… que el sector financiero es el canal de financiación de la actividad productiva… para crear activos en pesos con ingresos reales positivos… para promover la agregación de valor… fortalecer la educación y la salud pública. “Los controles de intercambio no son estructurales, sólo están relacionados con la transición…

E, inmediatamente después de su discurso, describió la reducción de los derechos de exportación para el sector agrícola, quizás lo más importante, entre líneas, el período de 90 días después del cual algunos de los productos regresan al mismo lugar de origen en términos de factorización. Lo que se menciona específicamente en esta característica de la medida es la urgente necesidad de obtener dólares del Banco Central de la República Argentina, razón por la cual intenta forzar, forzar o acelerar la liquidación de las explotaciones de soja por parte de los productores agrícolas, aunque esto nunca se ha manifestado abiertamente.

Tengo que decir algo que nunca se nos enseña en los monasterios académicos, pero que ocurre en la práctica diaria en la economía real, en el entorno empresarial; Los productores de productos agrícolas, asumiendo el enorme riesgo que esta actividad conlleva como modo de vida, los venden sólo cuando es necesario o cuando tienen un precio previsible a mano, siempre que exista un lugar fiable donde se puedan colocar los pesos que se demandan a cambio, sabiendo que no perderán valor con el tiempo. Porque esto es central, fundamental, esencial, una condición necesaria, aunque no siempre suficiente, un concepto llamado “CONFIANZA”. En la vida real, un tipo de interés real positivo o un plazo fijo en dólares o un compromiso negociable no cuentan si no se confía en el lugar donde se depositará lo que es fruto del esfuerzo de un año y los medios de vida del año siguiente. Las abstracciones económicas en sí mismas no generan confianza. Por esta razón, debo decir que cualquier medida que se anuncie, a menos que vaya acompañada del necesario fomento de la confianza e, idealmente, de un cierto grado de empatía, difícilmente tendrá el efecto esperado. Esperemos que esto sea por el bien de la nación.

El más importante… El miércoles 30 de septiembre, el Departamento de Agricultura de EE.UU. informó de las existencias trimestrales en los Estados Unidos, como lo hace cada año. La realidad de las cifras mostró mucho menos de lo que esperaban los principales operadores. Esperaban maíz; 50,67 millones de toneladas frente a 57,15. En cuanto a la soja, se comunicaron 14,63 millones de toneladas, frente a los 15,67 millones de toneladas esperados. Como hemos dicho aquí más de una vez: “Lo que cuenta no son los datos, sino la reacción del mercado a ellos, una reacción que se mide por el tamaño de la diferencia entre lo que se informó y las expectativas previas. Y fue así porque, en el caso del maíz en particular, aunque en el caso de la soja también, que se informó, las existencias eran mucho, mucho menores de lo previsto, se desencadenó inmediatamente la compra electrónica, que elevó los precios a niveles inesperados hace unas semanas.

En la misma línea, tenemos que decir que, como se informó el viernes pasado, con los datos del martes, el dinero especulativo sigue fluyendo en el mercado de futuros de Chicago, pero esta semana algunos productos básicos fueron retirados de la lista y sólo la soja, la harina de soja y el maíz se dejaron con el aumento de la compra. En los últimos 49 días, los fondos de cobertura han comprado estos productos por 27,50, 9,30 y 35,52 millones de toneladas. Con estos datos queremos confirmar lo que se expresó la semana pasada para la soja. Hemos alcanzado la segunda posición más comprada en la historia del grano de soja, y si subimos la montaña a tal altura, en un contexto de cristal como el actual a escala mundial, la probabilidad de vender, de reducir las posiciones compradas empieza a crecer.

Aún más con algunos puntos muy tensos en el contexto mundial que ser: -NAGORNO – KARABAY – Enfrentamientos entre Armenia y Azerbaiyán en la región del Cáucaso con el apoyo explícito de Rusia o Turquía Esta región fronteriza entre Europa Oriental y Asia Occidental suele ser un lugar de conflicto, pero la realidad actual de la guerra no es frecuente y es cada vez más preocupante.

-COVID 19 en Europa – En España hay grandes brotes en el viejo continente con mayor gravedad, situación que llevó al Ministerio de Sanidad español a decidir volver a la cuarentena estricta.

-DONALD TRUMPF KOVID 19 POSITIVO – El hecho de que el presidente de la primera potencia económica del mundo haya sido infectado es en sí mismo un riesgo que ya ha causado incertidumbre en los principales mercados de capital del mundo el pasado viernes.

Estos tres factores implican la posible salida de los fondos especulativos, especialmente en productos en los que se compran en grandes cantidades, como la soja; esto podría llevarlos a tomar beneficios y a ir en busca de activos valiosos ya conocidos, como los bonos del Tesoro de los Estados Unidos o el propio oro.

Va a la gerencia… Veamos una imagen de lo que sucedió con los precios disponibles de la soja y el maíz en nuestro país, expresados en dólares, desde el 1 de abril, al inicio de la cosecha de la campaña 19-20, hasta el pasado viernes…

-SOJA- El precio de la tonelada aumentó en 93 U$D/tn, 45% a 300 U$D/tn

-MAIZE- El precio de la tonelada aumentó en 56 U$D/tn, 49% a 170 U$D/tn.

Esta es la situación de precios excepcionalmente altos disponibles dondequiera que miremos. En este escenario, y por si fuera poco, ya que tenemos la posibilidad de ser cambiados al dólar por algunos compradores, no podemos dejar de ganar una parte importante de las existencias disponibles en valor sin estar expuestos en pesos, y; por lo que no se vende, se hace imperativo comprar pisos (PUT) el 21 de enero en soja y el 20 de diciembre en maíz, que se mantienen abiertos al alza del precio y valor del dólar. Para los productos de 2021, se propone vender a plazo a los precios actuales para cubrir los vencimientos.

Y, en ambos casos, se acompañará de la compra de posiciones de llamada en la cosecha para dar flexibilidad tanto a las ventas disponibles como a las ventas por adelantado.

Vivimos momentos que no podemos dejar de aprovechar, las oportunidades reales de atar acaban en un escenario profundamente incierto, con olas por todas partes y un capitán que no está al timón.

Las últimas lluvias aceleraron el cultivo del maíz: se plantaron casi un millón de hectáreas

Compártelo: