Skip to content

Robots, sensores y algoritmos: nuevas tendencias en maquinaria agrícola

En la protección de los cultivos, la siembra, la cosecha y otras tareas los automatismos mejoran las funciones del equipo.

Robots, sensores y algoritmos: nuevas tendencias en maquinaria agrícola

Robots, sensores y algoritmos: nuevas tendencias en maquinaria agrícola

En la última Agritechnica, que tuvo lugar en Hannover como de costumbre, el Agr. Hernán Ferrari de la EEA INTA Concepción del Uruguay observó los últimos desarrollos en Europa en los campos de la digitalización, la automatización y la robótica para la tecnología global. Este es un breve extracto del análisis desarrollado por la Agr. Ferrari.

Entre las principales innovaciones destacadas se encuentran los sensores, el procesamiento de datos, el software y la robótica, la energía respetando el medio ambiente, el mantenimiento y los materiales inteligentes, la interfaz entre la máquina y el hombre, los sistemas de accionamiento alternativos, las cámaras ópticas para la detección de malas hierbas y la inteligencia artificial.

En el sector de la protección de cultivos, había robots autónomos para el control de las malas hierbas y un ejemplo es Anatis de la empresa francesa Carré para los cultivos intensivos, cuyas primeras unidades se vendieron por 90.000 euros cada una. Se alimentan de energía eléctrica y funcionan con una sección de 1,20 metros de ancho. También incluye el sistema de aplicación selectiva WeedSeeker de Trimble para aplicaciones específicas. La unidad funciona con un enganche trasero de tres puntos y también hay cámaras para detectar obstáculos y detener la unidad. La máquina está controlada por una aplicación de teléfono inteligente, pero también tiene computadoras auxiliares que se utilizan para todos los ajustes clave.

Otro tema destacado por el ingeniero Ferrari es el control mecánico de las malas hierbas, donde destacan los dispositivos Variochop de la empresa austriaca Samo Maschinenbau, que permiten el ajuste automático de los órganos activos que controlan las malas hierbas. Son arcos flexibles con rejillas que eliminan la superficie del suelo y estrellas que protegen la planta. Es una cortadora con un ancho de procesamiento variable que se puede ajustar en 5 segundos desde la cabina del tractor. Y se adapta a las diferentes condiciones del campo, los cultivos, los eventos climáticos, la erosión y las etapas de crecimiento.

Otro punto sobresaliente es la pulverización de la superficie, donde el ingeniero Ferrari señala el resurgimiento de los sistemas mecánicos para controlar la Exoderiva. Y explica que muchas de las principales empresas que fabrican pulverizadores para la pulverización en tierra han vuelto a introducir túneles de viento y barreras físicas de contención para reducir el movimiento lateral de las gotas pulverizadas.

La gran preocupación en Europa por la exoderiva de los productos fitosanitarios queda demostrada por la presencia en la feria de pulverizadores de aire de inducción de gran caudal y súper-anti-deriva. Junto con este tipo de pulverización, es necesario trabajar con altos caudales por hectárea para lograr los efectos necesarios para controlar las plagas individuales. Así es como llegaron a la feria enormes pulverizadores con una capacidad de más de 15.000 litros y un ancho de trabajo de 50 metros.

Un ejemplo de rociador es el MAF 4240 del italiano Mazzotti del grupo John Deere, con distancia variable. Este sistema permite al conductor pasar de una situación de trabajo con una altura libre de 1,85 m a una situación de transporte con una altura libre de 1,40 m mediante un simple accionamiento hidráulico desde la cabina. Se trata de una herramienta importante para la aplicación de fertilizantes en las etapas avanzadas del maíz o para la plantación de cultivos de cobertura.

John Deere también exhibió un rociador autónomo con los avances de la tecnología Blue River de John Deere. Esta es la próxima generación de control de malezas, con aplicaciones selectivas que reducen el uso de herbicidas. El sistema captura 20 fotogramas por segundo a través de una cámara de alta resolución. Utilizando la inteligencia artificial y una base de datos de imágenes, el sistema puede distinguir entre las malas hierbas y los cultivos a lo largo de las fases de crecimiento de los mismos.

Otro tema de interés fue el control eléctrico de las malas hierbas, y un ejemplo de ello es el equipo Xpower desarrollado por la empresa suiza Zasso Group como parte de su tecnología de “herbicidas eléctricos” y registrado por Case IH. Su desarrollo responde a la necesidad de encontrar soluciones más sostenibles para el control de las malas hierbas. El XPower puede controlar plantas de cualquier tamaño y no requiere de la actividad fisiológica de las plantas para ser efectivo. También se puede utilizar a cualquier temperatura y es capaz de matar las malas hierbas resistentes a los herbicidas.

También ha habido claras tendencias en Europa en el uso de sistemas de aire de siembra sin labranza, de perforación y el uso de motores eléctricos para accionar los diversos sistemas de dosificación de semillas y fertilizantes con dosificación variable y corte por surcos.

Otro problema conocido en Europa es la presencia de rastros de sacrificio o de tránsito en los cultivos en hilera, de modo que el tránsito de fertilizantes y pulverizadores no deja rastros en el resto del lote. El ancho de la hilera de semillas de 75 cm, que se utiliza ampliamente en la práctica, permite inicialmente sólo neumáticos estrechos.

Con el sistema WideLining de Väderstad es posible por primera vez cambiar la anchura del área de contacto de tránsito sin desconectar las filas individuales de semillas para la siembra del grano. Con el control de la línea de rodaje, el desplazamiento automático de las hileras de semillas permite un ancho de vía de 105 cm. El sistema permite fijar las líneas de tránsito a, por ejemplo, 105 cm, de manera que se puedan conducir sin problemas neumáticos de alto caudal.

Además, al desconectar las filas de semillas individuales, se evita una sobredosis de las filas adyacentes y, por lo tanto, una zona de contacto desigual en dirección longitudinal y transversal.

Desde Väderstad dicen que el siguiente paso es variar la distancia entre las unidades de siembra y la cabina del tractor.

En la cosecha de cereales, la cosechadora final Ideal presentó su sistema de tracción con joystick sin volante. Esta innovación proporciona una mejor visión general de la zona de trabajo. La cosechadora cumple con todas las normas de tráfico europeas.

En el área de la conectividad, John Deere, Claas y CNH han desarrollado la plataforma de datos CloudConnect Link, que permite que su equipo sea utilizado en las flotas. El nuevo sistema ofrece un mejor manejo, un mejor recorrido de las ruedas y una mayor estabilidad con una tasa de resorte más rígida para soportar el peso extra.

Este resumen del análisis del Ing. Ferrari muestra que en la agricultura moderna se está intensificando el uso de la electrónica y la digitalización de los equipos con el fin de aumentar la productividad y la sostenibilidad de la producción de alimentos mediante el uso inteligente de los recursos naturales y otros recursos artificiales. Europa está a la vanguardia de este proceso.