Skip to content

Caso inédito: tres galgos tendrán su propio abogado en un juicio de raza clandestino en Cutral Co

Fue avalado por un juez de Neuquén. Los animales fueron considerados víctimas de maltrato. Están investigando si fueron drogados para mejorar su rendimiento.

Caso inédito: tres galgos tendrán su propio abogado en un juicio de raza clandestino en Cutral Co

Caso inédito: tres galgos tendrán su propio abogado en un juicio de raza clandestino en Cutral Co

En un fallo sin precedentes en Argentina, un juez de Neuquén admitió que tres galgos – que fueron rescatados por la policía provincial en 2019 como parte de una carrera secreta en Cutral Co.

Estas carreras están prohibidas desde 2016 por la ley 27330. En el caso del torneo fallido en la región petrolera, tres personas serán acusadas y el caso irá a juicio.

Basándose en los argumentos del fiscal jefe Maximiliano Breide Obeid y de la abogada Noraly Melo, el juez Mario Tommasi aceptó el viernes pasado en una audiencia en Neuquén Capital que un abogado represente los intereses de los galgos, como sucede con los humanos.

“En este caso, los animales son el bien jurídico protegido, lo que ciertamente no significa que sean personas jurídicas capaces de adquirir derechos y contraer compromisos, pero si son personas jurídicas capaces de gozar de la protección jurídica que otorga el legislador a través de estas leyes, tanto la 14346 (Ley sobre el maltrato y la crueldad con los animales) como la 27330 (Ley de prohibición de las carreras de galgos). Además, hace que la dignidad del hombre proteja a los animales”, dijo el juez Tommasi en su fallo.

Al hacerlo, apoyó la posibilidad de que Melo pudiera actuar como abogado privado de los tres animales a su cargo. Son animales jóvenes y castrados que nunca fueron reclamados por sus dueños después de la intervención policial.

Se trata de una decisión judicial sin precedentes en el país, con pocos precedentes en América del Sur, que podría servir de base a otros abogados que quieren convertirse en representantes legales de numerosos animales, admite el fiscal.

Los galgos fueron encontrados el 14 de julio de 2019 durante una operación de la policía de Neuquén en Cutral Co., donde se realizó una carrera secreta. Había unas 100 personas en el lugar. Se encontraron jeringas con las que supuestamente se inyectaban drogas para mejorar su rendimiento.

Los animales fueron llevados a la capital neuquina y mantenidos por Melo, el director del Instituto de Derechos de los Animales del Colegio de Abogados. En el juicio, la experta se presentó a título personal como abogada independiente.

“La ley 14346 sobre el maltrato de animales establece que el animal puede ser una víctima. Entonces el animal no es un objeto, sino una víctima. Los animales no aparecen en el código procesal de Neuquén, pero la figura de la víctima sí y el animal es uno”, dice el fiscal, que no tuvo objeción en que Melo se convirtiera en el abogado del demandante.

“La sociedad y la ley han evolucionado, los esclavos eran considerados cosas y las mujeres no votaban”, refleja el fiscal.

“No hay interés monetario aquí, no hay un nuevo nicho, como algunos podrían decir. Los abogados lo hacen gratis”, dice el fiscal.

La defensa del acusado, compuesta por Sebastian Perazzoli y Alina Macedo Font, le recordó al juez que los animales aún son considerados objetos en el código civil.

“El Código Civil de Lorenzetti, que tiene cinco años, es muy claro, trata a los animales como cosas (…) Decir que los animales son sujetos de derecho es un argumento muy bello desde el punto de vista dialéctico, pero nada más”, dijo Perazzoli.

“Me gustan los animales, tengo mascotas, crecí en granjas (pero) en la corte no aplicamos emociones. No tenemos que aplicar lo que creo que es correcto. La constitución nacional está dirigida al hombre (…) El animal no puede entender. Tendrá sus reglas, su forma de ser, pero no es el centro del sistema legal”, continuó.

En cualquier caso, la defensa objetó la participación de Melo porque representaba al Instituto de Derechos de los Animales, que no tiene estatus legal. Finalmente, se dejó claro que lo hizo de manera personal, aparte de esta cuestión técnica.

también argumentó la inconstitucionalidad de la ley que prohíbe las carreras de galgos. Una línea que el magistrado rechazó desde el principio.

Sin embargo, los abogados defensores no hicieron más referencia al extraordinario hecho de que un perro tiene su propio abogado. El juez tampoco hizo hincapié en esta situación.

En la práctica, es el fiscal quien puede rechazar la constitución del demandante. Pero Breid Obeid no se opuso. El artículo 64 del Reglamento establece que “si la parte interesada no tiene capacidad procesal, el fiscal podrá rechazar la figura del denunciante”.

“Mi presencia como abogado de la parte actora no perjudica el juicio ni perjudica a la defensa, y así lo entendió el fiscal”, dijo a nuestras fuentes Melo.

“En general, los animales están representados por organizaciones o sus propietarios, pero aquí los propietarios fueron los que abusaron de ellos”, dijo.

“La ley 14.346 habla claramente de una víctima de maltrato o crueldad, a partir de ese momento el animal no es un objeto”, agregó el abogado.

Meli recuerda que el Código de Procedimiento Penal considera a la víctima como “la directamente ofendida por el delito”. “Y los animales son víctimas de un crimen”, dice.

“El animal no puede expresarse, no puede defenderse, pero es por eso que estamos aquí para ser la voz de los que no tienen voz. Es como los niños y las personas con discapacidades”, dice.

Cuando se le preguntó sobre las implicaciones y proyecciones del veredicto y si podría apoyar la aparición de abogados que representan a otros animales como gatos o caballos, el fiscal admitió que una puerta se abre. “Podría haber nuevas demandas de abogados privados porque los abusos son numerosos. Tuvimos más de 500 denuncias en Neuquén por maltrato animal en nuestra solicitud específica. Pero no quiero sacar a relucir casos hipotéticos que lleven al absurdo”, admitió.

Bariloche. Especial.

DD