Skip to content

Coronavirus en Argentina: ¿cómo es el acuerdo de la UBA con la medicina privada para multiplicar los donantes de plasma

Firmó un acuerdo con la mayor empresa de prepago del país. Y deja la puerta abierta a otros acuerdos con empresas de salud. Esta es una iniciativa clave para aumentar la producción de este escaso recurso frente al Covid. Podrán hacer hasta 20 extracciones por día.

Coronavirus en Argentina: ¿cómo es el acuerdo de la UBA con la medicina privada para multiplicar los donantes de plasma

Coronavirus en Argentina: ¿cómo es el acuerdo de la UBA con la medicina privada para multiplicar los donantes de plasma

El plasma

, aunque el gobierno está haciendo esfuerzos para aclarar que su uso como cura para el coronavirus es actualmente experimental y no está probado, parece que se está convirtiendo en el oro amarillo de la pandemia. Los enfermos piden plasma, pero no todos pueden obtenerlo. Hay un protocolo de investigación y se da a aquellos que cumplen ciertas condiciones. La gravedad de la enfermedad y el nivel de saturación de oxígeno es una de ellas. Las autoridades afirman que no hay escasez porque hay suficientes suministros para el objetivo actual, pero ¿qué ocurrirá cuando las conclusiones sobre los efectos del plasma sean incuestionables en cuanto a su eficacia? Será necesario multiplicar la producción allí.

La Universidad de Buenos Aires, a través de la Facultad de Medicina, acaba de firmar su primer acuerdo con una empresa médica privada para permitir que los pacientes recuperados que ya han producido anticuerpos contra el coronavirus se conviertan en donantes de plasma. El objetivo es producir el llamado “suero de convalecientes”, que se distribuirá en centros de salud públicos y privados.

nuestras fuentes tuvo acceso al acuerdo firmado entre el Decano Ricardo Gelpi y Juan Carlos Palacios, Presidente de la Organización de Servicios Empresariales Directos, más conocida como OSDE, la empresa de medicamentos prepagos de mayor alcance en el país. Según la Cámara de Instituciones de Diagnóstico Médico (Cadime), tiene 2,2 millones de miembros y casi el 35 por ciento del total.

Este acuerdo podría ser la clave para ampliar la red de donantes, ya que en la ciudad de Buenos Aires en particular, la gran mayoría de las personas son tratadas a través de trabajo social y prepago en clínicas y sanatorios. Según el Observatorio de la Deuda Social de la UCA, sólo el 13 por ciento de los residentes de Buenos Aires van a los hospitales públicos.

De esta manera, los médicos de este hospital de prepago son los primeros en la medicina privada en convertirse en una fuerza motriz activa en la campaña para atraer a los donantes de plasma. Una iniciativa en la que también participan organizaciones como Red Solidaria. Además, los pacientes curados que deseen donarse pueden hacerlo en el Hospital de Clínicas, que forma parte de la UBA. La información puede solicitarse por teléfono en el 116142839 o por correo electrónico en [email protected]

El acuerdo firmado entre la UBA y Prepaid establece: “El plasma de los convalecientes que tratan a pacientes con coronavirus está mostrando actualmente resultados notables, teniendo en cuenta que todavía no hay un tratamiento específico para esta enfermedad”. Y deciden lanzar un programa de colaboración para obtener plasma.

El acuerdo añade que los donantes serán seleccionados por la OSDE y una unidad ejecutiva de la facultad designada por el Decano recogerá el plasma sanguíneo. En el séptimo párrafo se establece que “los resultados obtenidos serán de propiedad común y en igualdad de condiciones y derechos para ambas partes”.

Cabe señalar también que el acuerdo no implica ningún desembolso de fondos por parte de la empresa médica y no crea ninguna obligación de exclusividad, por lo que la UBA podrá concertar otros acuerdos con otros trabajos sociales o prepagos en el futuro.

Fuentes de la OSDE dijeron a nuestras fuentes que el lunes 818 pacientes en el país fueron dados de alta definitiva del hospital luego de sufrir la enfermedad coronavirus, 713 de los cuales pertenecían al área del Gran Buenos Aires.

“Informaremos a todos nuestros socios que hemos llegado a este acuerdo para la donación de plasma y lo importante que es el programa y hacia dónde va. Será como el trabajo de una hormiga”, señalaron.

El número total de pacientes sospechosos de ser Covid tratados bajo este programa prepago fue de 8.477, de los cuales 1.229 fueron confirmados por pruebas de PCR. 3.573 de los sospechosos fueron aislados en hoteles y 668 de los que estaban en cuarentena se confirmaron finalmente como positivos.

Mientras que había 2.532 sospechosos y 303 casos confirmados en sanatorios, 2.372 sospechosos y 258 casos confirmados se quedaron en casa. Como se informó, los clientes de prepago en la conurbación contaron 10 muertes por virus corona para el lunes.

Luis Sarotto, Profesor de Cirugía de la Universidad de Buenos Aires y Presidente de la Asociación Médica del Hospital de Clínicas, fue uno de los ideólogos de la unidad de plasma de la instalación que recibirá a los pacientes. “Teníamos la infraestructura para producir el suero para convalecientes, pero no teníamos los pacientes, así que decidimos firmar este acuerdo. Actualmente realizamos unas cuatro transfusiones diarias, pero nuestra capacidad operativa se puede quintuplicar hasta 20”, dijo nuestras fuentes.

Esta iniciativa entre la principal empresa médica y la principal universidad del país se está llevando a cabo mientras que también hay planes a nivel político para acelerar la producción de plasma. Especialmente en la provincia de Buenos Aires, existe un fuerte compromiso para evitar que los pacientes de mucho peso lleguen a la etapa de ventilación, aliviando así la presión sobre el personal de la unidad de cuidados intensivos.

El diputado Daniel Lipovetzky de la organización “Juntos por el Cambio” presentó un proyecto de ley que establece que los ciudadanos de Buenos Aires que sean encontrados nuevamente durante la emergencia de coronavirus deberán donar plasma al menos una vez, y esto deberá hacerse para las personas mayores de 18 y menores de 60 años. En este caso, se trataría de una donación obligatoria, lo que podría causar cierta controversia debido a la posible violación de las libertades individuales.

Desde el Frente de Todos los porteños se ha presentado un proyecto en el que la legislatura declara de interés público la donación de plasma y el gobierno “media los medios necesarios” para que estos pacientes puedan acudir a los centros de hemoterapia y a los bancos de sangre de los hospitales de la ciudad.

Mientras tanto, el gobierno declara muy enfáticamente que todo lo que se haga con el plasma por el momento corresponde a una fase de examen. “No es posible comentar que han logrado resultados favorables con unas pocas transfusiones, lo que puede confundir a la sociedad en el sentido de que cree que el plasma cura a todos los pacientes. Esto no es cierto, y debemos ser muy claros”, dijo Daniel Fontana, coordinador de la Dirección de Sangre y Productos Sanguíneos del Ministerio de Salud de la Nación, el lunes.

A pesar de que se ha realizado al menos un estudio a gran escala en la Clínica Mayo de los Estados Unidos para comenzar a demostrar la eficacia del tratamiento con plasma, el funcionario del DHS añadió: “Todavía no hay ninguna comunicación en el mundo que haya demostrado la eficacia del plasma de pacientes recuperados para el tratamiento del Covid-19”.

¿Por qué siguen existiendo dudas: “En los estudios, el plasma no se administra solo, sino en combinación con antibióticos y esteroides. Por lo tanto, todavía no es posible hacer definiciones concluyentes de sus efectos. Necesitamos muchas más pruebas y muchos más pacientes tratados antes de poder llegar a una conclusión”, explicó Sarotto.

Aunque las investigaciones están mostrando resultados alentadores, parece haber un parecido familiar entre la discusión sobre el plasma y lo que existía hasta hace unos meses con la barbijo como arma de salud: el déficit potencial frente a la prueba definitiva de eficacia. Y si bien es cierto que por el momento todo es protocolo y experimento, no es menos cierto que el plasma está emergiendo gradualmente como la más fuerte esperanza ante el drama de la pandemia.

PS