Skip to content

Coronavirus en Argentina: la Ciudad propuso a Nación volver a las clases presenciales en las plazas

Es para los 6.500 estudiantes que perdieron el contacto con la escuela y para los chicos de 1er grado. También planifican espacios al aire libre para los estudiantes de último año de secundaria y los adultos de las escuelas de formación profesional.

Coronavirus en Argentina: la Ciudad propuso a Nación volver a las clases presenciales en las plazas

Coronavirus en Argentina: la Ciudad propuso a Nación volver a las clases presenciales en las plazas

Mezcla y golpea de nuevo. La propuesta de abrir las escuelas a los alumnos que han perdido el contacto con el sistema educativo fue rechazada por la nación. El ayuntamiento ha redoblado sus esfuerzos y ha presentado al Ministro de Educación, Nicolás Trotta, un nuevo plan que consiste en permitir a estos alumnos asistir a las clases en espacios públicos abiertos, más precisamente en lugares públicos. La idea es que a partir del 28 de septiembre habrá un lugar por trimestre.

Pero más allá de eso, el proyecto no sólo está dirigido a estos niños, sino que también prevé una sala para los alumnos de primer grado (en los mismos lugares), otra sala para los que terminan la escuela secundaria – en las calles, con el mobiliario de la escuela, pero sin interrumpir el tráfico – y, finalmente, una sala para los alumnos de nivel superior y de formación profesional que tienen que hacer exámenes para conseguir un trabajo.

Soledad Acuña, la Ministra de Educación de Buenos Aires, llevó esta tarde la propuesta a la Ministra Trotta, quien ahora debe analizarla. El “Plan Integral de Retorno al presente”, según la ciudad, es “una forma de volver gradualmente a las clases actuales y centrarse en los grupos de estudiantes que más necesitan la escuela”. Dicen que fue diseñado junto con el Ministerio de Salud de Buenos Aires.

“No podemos resignarnos a terminar el año sin que los niños vuelvan a clase. La escuela no es sólo un espacio físico, un aula con escritorios. Es un lugar de encuentro, un punto de referencia para la comunidad y un apoyo básico en muchos aspectos. Hoy en día hay muchos niños y sus familias que están lejos de esta restricción. Debemos traerlos de vuelta, todavía hay tiempo”, dijo a nuestras fuentes Soledad Acuña, la Ministra de Educación de la ciudad.

Después de la reunión, el Ministerio de Educación dijo que Trotta Acuña había informado a nuestras fuentes que los ordenadores que él ofrecía ya estaban disponibles y que había propuesto una reunión el lunes con los Ministros de Salud, Ginés González García y Fernán Quirós, para discutir la situación epidemiológica.

Con respecto a la propuesta de Porteño, Trotta dijo que analizarán la propuesta y no darán una respuesta formal “hasta que tengamos la reunión con ambos ministros de salud”.

¿Cuál es el plan?

El plan de Buenos Aires tiene tres ejes, que llamaron “Apoyo escolar y talleres de lectura en espacios públicos”, “Escuela en la calle” y “Salas de evaluación para niveles superiores”.

“Apoyo escolar en el espacio público” está dirigido a los 6.500 estudiantes de las escuelas públicas que, según los directores, han perdido el contacto con el sistema educativo. También pueden participar alumnos de escuelas privadas.

La idea es que todos reciban “orientación personalizada” para evitar que pierdan su educación escolar. Este apoyo se presta en los lugares del horario de 9 a 12. Se forman 2 grupos de 10 personas por lugar (2 adultos y 8 estudiantes) en turnos de 1 hora y 15 minutos. Cada grupo irá dos veces por semana.

será responsable de los maestros de educación social, narradores y promotores de lectura. Todos deben respetar la distancia, usar barbijo, alcohol en gel y profesores de mascarilla.

Mientras tanto, se organizarán talleres de lectura para los niños del primer grado de las escuelas públicas y privadas, que son las que menos autonomía tienen en el aprendizaje, en coordinación con la cultura y las ONG que se ocupan de este tema, dijo la ciudad.

El segundo eje del Plan Buenos Aires es “La escuela en la calle”. Está dirigido a los estudiantes de 5º y 6º grado de escuelas públicas y privadas que están terminando su año escolar, los que están esperando su viaje de graduación.

tendrá lecciones dos veces por semana entre las 10 a.m. y las 12 del mediodía con el mobiliario de las escuelas al aire libre, sin cortar las calles. Los cursos serán dirigidos por cada escuela y en colaboración con otros departamentos oficiales como Espacio Público, Transporte y Ciudadanía y Seguridad.

También se debe mantener una distancia de al menos 1,5 metros entre las personas y se deben utilizar barbijos, gel de alcohol y profesores con barbijos.

Estas salas son opcionales para los estudiantes, pero llegan a 13.158 estudiantes de 170 escuelas públicas y 17.344 de 394 escuelas privadas. Las escuelas privadas que deseen participar deben presentar primero una solicitud a la administración municipal.

En el último eje del plan están las “Salas de evaluación superiores”. Están diseñados para los estudiantes de escuelas estatales y privadas, que pueden acogerlos cuando tienen que hacer sus exámenes finales. Se llevarán a cabo en áreas al aire libre, pero aún no se ha decidido dónde.

En este último caso, se trata de adultos que estudian profesiones y oficios en industrias que actualmente pueden trabajar, según Ciudad. Los temas incluyen el turismo, la actividad física y los deportes, la restauración, la producción y dirección de televisión, la reparación de motocicletas/bicicletas y la fotografía. Llega a 1.020 estudiantes de 10 instituciones estatales y 762 estudiantes de 17 institutos privados.

La propuesta del gobierno de Buenos Aires está ahora en manos del Ministro de Educación, Nicolás Trotta, quien debe examinarla para su aprobación. nuestras fuentes ha sido informado por la ciudad de que aún no ha elaborado un protocolo sanitario específico, pero lo hará tan pronto como reciba la aprobación del gobierno nacional.

Una historia de tira y afloja

El tira y afloja entre la ciudad y la nación por las clases de asistencia comenzó hace un mes cuando el Ministerio de Buenos Aires comenzó a diseñar un programa que permitiría a unos 6.500 estudiantes de escuelas públicas que habían perdido todo contacto con el sistema educativo entrar en los “espacios digitales” de las escuelas para recuperar el contacto con un entorno educativo y hacer sus tareas en las computadoras de los laboratorios de computación.

El 19 de agosto, en el palacio de la calle Pizzurno, la ciudad presentó el protocolo según el cual esto debe hacerse con la atención médica. La idea original era que el proceso comenzara el lunes 31 de agosto, junto con una nueva fase de relajación de la cuarentena. El grupo objetivo eran los estudiantes que, según los informes de los propios directores de escuela, ya no se comunicaban con los profesores y maestros. Había 634 escuelas públicas, 464 escuelas primarias y 170 escuelas secundarias.

El protocolo estableció un máximo de 15 niños por escuela, con una tasa de ocupación de una persona por cada 15 metros cuadrados. También estipuló que se debe usar una barbijo en todo momento al entrar y permanecer en las habitaciones digitales. La temperatura sería medida por todas las personas que ingresen a los centros educativos.

El Ministerio de Educación Nacional se tomó una semana para estudiar el protocolo, y en el medio, el ministro Nicolas Trotta mantuvo un acercamiento con los líderes sindicales que se oponían al gobierno de la ciudad, que se negaba a cualquier tipo de retorno a la educación. Finalmente, la nación bajó el pulgar en esta primera propuesta de la ciudad.