Skip to content

Coronavirus en Argentina: sólo cuatro provincias tienen clases por videoconferencia en sus escuelas públicas

Son Chubut, La Pampa, Santa Fe y Capital. Advierten que las plataformas tipo Zoom son clave para una buena educación a distancia, pero muchos gobiernos no las implementan.

Coronavirus en Argentina: sólo cuatro provincias tienen clases por videoconferencia en sus escuelas públicas

Coronavirus en Argentina: sólo cuatro provincias tienen clases por videoconferencia en sus escuelas públicas

“No quiero ser alarmista, pero la educación se encontrará en una situación de emergencia si la pandemia, según parece, se extiende por un período de tiempo más largo. Esto dará lugar a diferencias muy grandes en el aprendizaje entre los países que pueden ofrecer plataformas en línea con una estrategia clara y los que no pueden. Y Argentina está en muy mal estado para esto. Hoy en día, la mayoría de los docentes no entienden la lógica pedagógica de las plataformas educativas y, lo que es peor, los equipos técnicos de las provincias tampoco la entienden”, explica Alejandro Artopoulos, director del Centro de Innovación Pedagógica de la Universidad de San Andrés, nuestras fuentes.

Artopoulos acaba de terminar un informe para el Observatorio Educativo Argentino, destacando las herramientas digitales desarrolladas por las provincias argentinas para hacer frente a las interrupciones en las clases. Observó que las 24 jurisdicciones han diseñado una especie de respuesta digital para sus escuelas públicas: básicamente sitios web vinculados a diversas herramientas y contenidos digitales. En todos los casos, estos sitios web proporcionan acceso a material de lectura, y la mayoría de ellos ofrecen contenido audiovisual.

Pero sólo cuatro provincias indicaron que tienen la posibilidad de clases “sincrónicas”, es decir, videoconferencias grupales al estilo de Zoom. El informe cubre Chubut, La Pampa y Santa Fe. En respuesta a la solicitud de nuestras fuentes, el ayuntamiento dijo que se implementó este mes, pero el autor del informe dice que “esto no ha llegado a las escuelas”.

La posibilidad de hacer videoconferencias no es poca cosa. Los expertos coinciden en que esta tecnología es esencial para que la enseñanza virtual sea lo más parecida posible a la enseñanza presencial y para restablecer el contacto habitual entre los profesores y sus estudiantes en clase. “Bien utilizado, es incluso posible preparar descansos para conectar en la dimensión emocional y social de la escuela, pero la mayoría de las escuelas del país no lo hacen”, añade Artopoulos.

Y deja claro que no se trata sólo del uso de la videoconferencia, sino de hacer un uso correcto de la combinación de lo que ofrecen las clases sincrónicas y asincrónicas para cada grupo de estudiantes. “Hay escuelas privadas que ofrecen cursos de zoom para niños toda la mañana, y eso tampoco es bueno. Duplica el estrés, crea ansiedad y no ayuda al aprendizaje”, dice.

Otros elementos alarmantes surgen del trabajo sobre la forma de abordar la educación a distancia, señalando los aspectos pedagógicos y la privacidad de los datos de los estudiantes y los profesores.

En el ámbito pedagógico, las herramientas digitales utilizadas por la mayoría de las escuelas no tienen ni salas con “cajas de entrega” (herramientas que permiten a los alumnos entregar sus tareas de manera ordenada), ni un desarrollo que permita a los profesores seguir el progreso de cada alumno.

“Por ejemplo, más del 50% de las escuelas utilizan Google Classroom, pero la mayoría no saben cómo utilizar las herramientas de evaluación como los títulos. Los directores tampoco lo utilizan para controlar el progreso pedagógico de los distintos cursos desde el aula: es para el contacto directo entre profesores y alumnos, y nada más”, dice Artopoulos.

En lo que respecta a la protección de datos, se centra en ciertas clases asincrónicas generadas por los profesores, y en particular en los vídeos publicados en YouTube. “Esto es peligroso porque confunden su contenido. Te restringe por razones de derechos de autor y se utiliza para la publicidad. El sistema de aprendizaje debería estar fuera del ciclo comercial, pero casi ninguna herramienta lo tiene en cuenta”, dice Artopoulos.

En el informe también se preguntaba acerca de los niveles y modalidades de educación que se estaban llevando a cabo en cada localidad provincial. Todos ellos tienen contenido para los niveles primario y secundario. La mayoría de ellas también se dirigen al nivel inicial, otras se dirigen a los niveles superiores y a las modalidades especiales y adultas. Sólo nueve tienen propuestas para la modalidad especial. La única provincia con disponibilidad para todos los niveles de educación es Misiones.

“Las herramientas desarrolladas reproducen la lógica del aula tradicional, dando prioridad a la difusión de documentos escritos, pero con poca interacción entre el profesor y los alumnos; y con muy poco uso de los juegos como recurso pedagógico o de trabajo colaborativo”, dice María Cristina Gómez, directora de la Red de Educadores Innovadores.

Cuando se le consultó sobre las propuestas para mejorar las plataformas educativas, Artopoulos dice que debería haber una política de gobierno nacional, pero que todavía no se ha presentado nada públicamente. “Necesitamos establecer un programa explícito para la aplicación de un dispositivo que llegue a todas las escuelas del país, con recomendaciones para el uso y la supervisión de las buenas prácticas. Debemos hacerlo ahora, porque se ha demostrado en otros países que la pandemia continuará durante mucho tiempo”, concluye.

¿Para qué se utilizan las plataformas

?

Acceso a las clases en vivo: las clases de estilo zoom Sólo Chubut, La Pampa y Santa Fe las tienen en sus locales.

Ver clases grabadas: En este caso, se trata de clases “asincrónicas”. Es útil para un estudiante que tuvo dificultades para conectarse en un momento dado para asistir a la clase en otro momento. Este recurso está disponible en Capital y Mendoza.

Juego interactivo: crea un proceso de aprendizaje más dinámico. Los puntos más destacados incluyen La Pampa, La Rioja, Neuquén, Río Negro, San Luis y Tierra del Fuego. El formato más utilizado es el de completar las tareas y desafíos por los que se otorgan puntos.

Leer y descargar documentos: Mientras que algunos sólo ofrecen folletos de programas de estudios, otros dan acceso a una amplia biblioteca de contenidos, como en Chaco, Corrientes, Jujuy y La Pampa.

Acceso al contenido audiovisual: Se destacan las provincias, las ciudades, Jujuy, Mendoza, Río Negro y Tierra del Fuego.