Skip to content

Coronavirus en Argentina: Un empresario, dos jueces y un fiscal hicieron una redada para cenar en el Día del Amigo.

El empresario dio positivo en el test de coronavirus. Secuestraron teléfonos celulares y cámaras de vigilancia. La provincia pasó de la fase cinco a la fase uno.

Coronavirus en Argentina: Un empresario, dos jueces y un fiscal hicieron una redada para cenar en el Día del Amigo.

Coronavirus en Argentina: Un empresario, dos jueces y un fiscal hicieron una redada para cenar en el Día del Amigo.

Un productor agrícola fue atacado durante una entrevista de radio en un caso de violación de cuarentena con una cena del “Día del Amigo”. También se registró el domicilio de dos jueces, un fiscal y un abogado que asistieron a la reunión y se confiscaron sus teléfonos móviles.

El caso de violación de la cuarentena parece estar tomando un tono institucional. El gobierno provincial, como demandante, presentó una denuncia, lo que no ocurrió en los miles de casos iniciados por violación del artículo 205 del código penal, que sanciona la violación de la cuarentena.

El productor y empresario Carlos Ruiz Pérez, que dio positivo en el test de coronavirus y reveló que la cena se llevó a cabo, fue asaltado durante una entrevista de radio.

“Están asaltando mi casa… tenemos una casa llena de policías”, Ruiz Pérez le dijo a Radio LU 100, “¡Por favor! Basta,” dijo la mujer.

Ruiz Díaz cuestionó si el estado había presentado cargos criminales por la cena que violaba la cuarentena. El productor y empresario también tenía una tienda en la ciudad de Santa Rosa asaltada. Las cámaras de vigilancia lo grabaron desde allí.

Esta cena tuvo lugar en la casa del Juez Pablo Balaguer, miembro del Tribunal de Casación del Tribunal de Impugnación Penal.

El fiscal a cargo, Andrés Torino, secuestró el teléfono móvil y el router de Balaguer. También secuestró los teléfonos móviles de la esposa y la hija del juez.

Por la misma razón, las casas del Juez Miguel Vagge y del Fiscal General Guillermo Sancho fueron registradas y sus teléfonos celulares también fueron secuestrados. Otro abogado, Marcelo Molín, y su hija también fueron secuestrados.

En el Día del Amigo, La Pampa estaba en la Fase 5, y aunque en esos días se podían realizar reuniones de hasta 10 miembros del personal, el gobierno emitió un decreto para ese día que preveía reuniones sociales y familiares hasta las 8 pm. Los restaurantes permanecieron abiertos hasta la medianoche.

Cuando esta reunión terminó, el gobernador Sergio Ziliotto despidió a un funcionario (jefe de la flota de vehículos del Ministerio de Salud), Pedro Arcuri. Allí se dijo que se había organizado una barbacoa.

Tres días después se inició un brote en la ciudad de Catriló, que desencadenó una serie de casos que se extendieron por toda la provincia: Se dice que la infección se originó en la ciudad de Carlos Pellegrini en Buenos Aires. La Pampa se encuentra ahora casi en su totalidad en la fase 1, con 161 casos de este brote. En los últimos cinco meses, sólo ha habido ocho casos.

Cuando se supo que los dos jueces y el fiscal estaban presentes en la cena, el presidente de la Corte Suprema, José Sappa, dijo que “los jueces y el fiscal podrían perder sus puestos si se confirma este comportamiento”. Y que los oficiales podrían enfrentar un “jurado” más allá del juicio penal.

El juez Miguel Vagge dijo que no había barbacoa y la sesión se prolongó hasta las 8:30 pm. “No fue una barbacoa. Comimos un bocado y bebimos unas cuantas cervezas. A las 8:30 p.m. todo había terminado”, dijo.

El abogado Mario Aguerrido defiende a cinco de los acusados: los dos jueces, el fiscal, el productor Ruiz Díaz y el abogado Molín.

“He presentado un alegato para solicitar que se les permita salir del juicio con una multa. Hay una resolución de la Fiscalía General que lo permite. No es un privilegio”, dijo.

La cantidad ofrecida por los acusados es de aproximadamente 20.000 pesos, ya que esta resolución no especifica ninguna cantidad.

“Si quieren echar a los jueces y al fiscal, están los caminos institucionales. Pero el proceso judicial permite el pago de una multa”, dijo el abogado.

En la propaganda oficial, cuando el Gobernador Sergio Ziliotto habla de imponer el aislamiento social, dice que “todos son iguales ante la ley”. Pero esta sentencia se echó a perder cuando el diputado provincial Espartaco Marín fue interceptado el 15 de junio cuando conducía su coche a las 2.30 de la madrugada con 1.24 horas de alcohol en la sangre. Su coche fue secuestrado, pero no se inició ningún procedimiento de violación de la cuarentena en su contra.