Skip to content

Coronavirus en mar abierto: están buscando a los marineros que habrían causado la primera gran cadena de infecciones en Chubut

Son del barco pesquero "Santorini". Se está investigando si propagaron el virus en Comodoro Rivadavia porque no respetaron los protocolos sanitarios.

Coronavirus en mar abierto: están buscando a los marineros que habrían causado la primera gran cadena de infecciones en Chubut

Coronavirus en mar abierto: están buscando a los marineros que habrían causado la primera gran cadena de infecciones en Chubut

Los marineros que dejaron un barco pesquero en junio con síntomas de coronavirus y que pueden haber infectado a unas 200 personas en Comodoro Rivadavia son llamados a una declaración de investigación. Para el Ministerio de Justicia son “posibles vectores del primer brote” de Covid-19, que más tarde causó un gran número de casos en esta ciudad del sur de Chubut.

El Tribunal Federal de Komodoro Rivadavia, bajo la jurisdicción de la Dra. Eva Liliana Parcio de Seleme, emitió un comunicado a la Prefectura Naval Argentina el miércoles para conocer el paradero de la tripulación del buque pesquero “Santorini” y su propietario, informándoles que deben comparecer ante el tribunal para hacer una declaración de investigación.

El Ministerio de Justicia está tratando de averiguar el paradero de los marineros, algunos de los cuales pueden estar a bordo, incluso en buques que permanecen en el mar durante mucho tiempo en busca de los camarones.

El juez accedió a la solicitud del fiscal federal Norberto Bellver, quien hace unos días solicitó la citación de los marineros, ingenieros, el capitán y el propietario del buque, que fue clasificado por las autoridades sanitarias como el “primer brote” del coronavirus en Comodoro Rivadavia.

Más de doscientas personas se infectaron no sólo en la ciudad petrolera donde el barco había atracado, sino también en Trelew, Rawson y Puerto Madryn, donde algunos de los acusados se habían trasladado antes de ser encontrados positivos. Todos estaban en estrecho contacto y fueron de los primeros casos en toda la provincia en tener sólo infecciones aisladas.

El 12 de junio se confirmó que ocho miembros de la tripulación tenían el Covid-19 después de que un ingeniero que había dejado el barco en el puerto de Rawson también dio positivo. A partir de ese momento se localizaron contactos cercanos de toda la tripulación. Incluso un consejero del Comodoro sugirió que las prostitutas que habían estado en contacto con los marineros debían hacerse una prueba de frotis.

La solicitud de investigación de los tripulantes por parte de la fiscalía provocó una controversia o al menos una “diferencia de criterios” con el juez sobre las actividades de control en la terminal marítima, tanto de la Autoridad Portuaria de Comodoro Rivadavia como de la Secretaría Provincial de Pesca.

En cuanto a la acusación, el fiscal insistió en que el alcance de la “investigación preliminar” era competencia de esta autoridad y que no acusaba a los funcionarios de ningún comportamiento acusable, pero hizo la reserva de que no se excluía que la acusación pudiera ampliarse a la luz de lo que revelaban las declaraciones de los marineros.

El fiscal Bellver basa sus cargos contra los miembros de la tripulación en el hecho de que supuestamente abandonaron el buque pesquero sin cumplir los protocolos de higiene vigentes en ese momento. La justicia federal formuló una primera acusación por la presunta violación del artículo 205 del Código Penal, que prevé sanciones que van de 6 meses a 2 años de prisión para quienes “infrinjan las medidas adoptadas por las autoridades competentes para impedir la introducción o la propagación de una epidemia”.

Después de la caída del “Santorini”, hubo numerosos barcos pesqueros en los que la tripulación tuvo casos positivos de coronavirus, a pesar de haber estado en el mar por más de un mes. En algunos casos, las infecciones se convirtieron en un misterio aún no revelado. Los marineros afirmaron haber estado en el mar todo el tiempo sin hacer contacto con otras personas. Sin embargo, cuando llegaron al puerto, fueron revisados por el virus

de Chubut. Corresponsal.

DD