Skip to content

“Después de 150 días, ningún decreto puede decirnos qué hacer”, el desafío de un municipio de Buenos Aires

Lo aseguró el jefe de personal de Tandil, Oscar Teruggi. La ciudad está en la fase 5 de la cuarentena.

"Después de 150 días, ningún decreto puede decirnos qué hacer", el desafío de un municipio de Buenos Aires

Después de que el gobierno nacional anunciara oficialmente la extensión de la cuarentena hasta el 16 de agosto y prohibiera las reuniones sociales para combatir el avance del coronavirus, se rebelaron en el municipio de Tandil. El jefe de gabinete del distrito, Oscar Teruggi, se dirigió al ejecutivo nacional y advirtió: “Después de 150 días, ningún decreto puede decirnos qué hacer.

Sus comentarios a la estación de televisión Eco TV causaron controversia. El distrito está a 400 kilómetros de la ciudad de Buenos Aires y está en la fase 5 de la cuarentena, por lo que el funcionario radical asumió que las restricciones serán las mismas que antes y que las actividades autorizadas continuarán de la misma manera.

Teruggi consideró que la aplicación de esta medida era “un poco extraña” dada la variedad de situaciones por las que pasan las diferentes ciudades del país.

“Apelamos a la responsabilidad individual, especialmente por la situación sanitaria que tenemos en la ciudad. Nos hemos comportado muy bien y, según los expertos, no tenemos circulación interna del virus”, subrayó.

El ayuntamiento había decidido pedir a los residentes que respetaran las reglas de las reuniones sociales de hasta 10 personas, respetando las distancias, pero sin prohibirlas.

“Vivimos en Buenos Aires en una situación muy diferente a la del resto del país y entre el interior de la ciudad y el área metropolitana”, subrayó.

De conformidad con la Ordenanza de Emergencia y Urgencia 641, el Poder Ejecutivo ordenó la ampliación del aislamiento y prohibió los actos sociales o familiares en espacios cerrados y en hogares de personas, en todos los casos y con independencia del número de personas presentes, con la excepción de los grupos que conviven. Las violaciones de esta regla pueden ser castigadas por los delitos previstos en los artículos 205 y 239 del Código Penal.

Una posición similar fue tomada por la Provincia de Corrientes. Según el diario local El Litoral, el secretario general de la provincia, Carlos Vignolo, confirmó que “no hay razón para que Corrientes cambie”.

“Estamos bien, estamos en una buena situación de salud, sin circulación de virus en la comunidad, por lo que no hay razón para suspender las reuniones sociales y familiares”, dijo Vignolo.

Mientras tanto, en Córdoba, el intendente de la ciudad, Marcos Juárez, Pedro Dellarossa, fue acusado después de que decidiera no respetar las medidas ordenadas por el COE local, permitiendo así la actividad comercial contra la presión de los vecinos. En los últimos días ha habido un brote de casos de coronavirus en la zona.

JPE