Skip to content

Después de 23 días de desempleo, el transporte público de Rosario vuelve a funcionar

La medida de fuerza se inició el 11 de mayo por la falta de fondos para completar el pago de los salarios

Después de 23 días de desempleo, el transporte público de Rosario vuelve a funcionar

Después de 23 días de desempleo, el transporte público de Rosario vuelve a funcionar

Después de 23 días de desempleo y tras recibir el pago completo del mes de abril, los conductores del servicio municipal de transporte de pasajeros de Rosario levantaron la medida coercitiva el martes por la noche y volverán a trabajar en la madrugada del miércoles. 

El nivel de violencia fue histórico, ya que se extendió por más de tres semanas debido a la falta de fondos para el pago de los salarios.

El martes los conductores habían recibido el 85% del salario, pagado en tres cuotas. Desde el principio de las negociaciones advirtieron que no trabajaran hasta que se les pagara completamente.

El próximo viernes, los salarios de mayo, para los que se negociaron a nivel nacional, deben ser depositados para recibir contribuciones que eviten un nuevo nivel de violencia.

El martes, mientras se depositaban los salarios restantes, se realizó una reunión entre empresarios de la Federación Argentina de Transportadores de Automotor de Pasajeros (FATAP), dirigentes de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) y representantes de los Ministerios de Trabajo y Transporte. La intención era encontrar una salida al conflicto y buscar alternativas para el próximo pago.

“Si no lo hacen (el pago del salario de mayo), consideraremos qué acción tomaremos. Pero no podemos decir eso ahora. Llevó veinte días, pero cumplieron”, explicó el secretario local de la UTA, Sergio Copello.

Para completar el pago del salario, fue necesario recibir una transferencia de 20 millones de pesos del gobierno de Santa Fe y un aporte similar de la comunidad local.

El salario de los conductores de Rosario es de aproximadamente 260 millones de pesos. El intendente local, Pablo Javkin, afirma que sin una contribución nacional importante es imposible mantener el sistema de transporte público, especialmente debido al déficit causado por la pandemia.

Hasta el comienzo de la huelga, el 80 por ciento de las unidades estaban en circulación en la ciudad, pero el número de pasajeros había disminuido significativamente debido a los efectos de la cuarentena: Era apenas el 15 por ciento del número habitual.

“Ningún intendente puede sostener una situación de pérdida sin ayuda o subsidios”, dijo Javkin. Sin embargo, Nación rechazó la solicitud y aseguró que tras el cambio de gobierno a nivel nacional, la cantidad de dinero correspondiente a los subsidios para el transporte terrestre había aumentado.

El Secretario de Estado de Transporte de la Nación, Gabriel Bermúdez, incluso rechazó las declaraciones del intendente, diciendo que el problema del pago de salarios debe ser resuelto por el municipio y el gobierno de Santa Fe.