Skip to content

Es argentina, se convirtió en viral al reportar coronavirus y ahora es una Oficial del Imperio Británico

Marta Cohen, es una patóloga pediátrica de Trenque Lauquen que investiga la muerte súbita infantil.

Es argentina, se convirtió en viral al reportar coronavirus y ahora es una Oficial del Imperio Británico

Es argentina, se convirtió en viral al reportar coronavirus y ahora es una Oficial del Imperio Británico

El Reino Unido nombrará a la doctora anglo-argentina Marta Cohen, patóloga pediátrica de Trenque Lauquen, como oficial de la Orden del Imperio Británico, distinción que recibirá de la Reina Isabel. Será un premio por su trabajo en la muerte de cuna.

Este doctor del Hospital de Sheffield en el norte del Reino mantuvo el secreto de su premio durante cinco meses: en mayo le dieron la noticia desde la oficina del gabinete del Primer Ministro Boris Johnson. Ni siquiera le dijo a su hospital dónde fue descubierto cuando se publicó la lista de premios en los periódicos británicos.

Marta Cohen, que había entrado en el Reino Unido con un visado de trabajo bajo el gobierno de Tony Blair, se convirtió en ciudadana británica en 2009, una condición importante para la concesión de la Orden del Mérito.

El premio es una gran noticia para ella y su familia durante esta larga pandemia. Es un honor que compartirá con grandes científicos, académicos y músicos británicos que son premiados anualmente por la Reina en nombre del Gobierno.

Debido a la pandemia y al hecho de que el soberano es parte de la población en riesgo por el coronavirus, aún no se sabe cuándo tendrá lugar la ceremonia de entrega de premios, que tendrá lugar en los jardines del Palacio de Buckingham. Es posible que la ceremonia no tenga lugar hasta después de la llegada de una vacuna.

nuestras fuentes habló con Marta Cohen.

– ¿Cómo te enteraste?

– En mayo recibí una llamada telefónica. Al parecer, habían intentado llamarme antes, pero no habría seguido la llamada. Me dijeron que la Oficina del Gabinete, que es una oficina del gobierno que hace todas estas listas, eligió mi nombre, que la Reina me pondría en la Lista de Honor con una EFC. Se decía que era un oficial de la Orden del Imperio Británico. Me dijeron que no podía decir nada porque se publicaría en los medios de comunicación el 10 de octubre a medianoche. No dije nada hasta entonces. Me obligaron a rellenar unos papeles para rellenar los datos y así sucesivamente, porque estos se dan a los ciudadanos británicos. Todavía estoy sorprendido.

– ¿Es usted ciudadano británico?

– Me convertí en ciudadano británico en 2009 porque estaba aquí con un visado de trabajo y surgió la oportunidad. No tengo ciudadanía europea, no soy descendiente de un europeo. Así que me convertí en ciudadano británico. Esa era una condición para este tipo de listado. Cuando se hizo público, era una bomba. La primera persona que me llamó fue el director general del hospital a las nueve de la mañana para felicitarme. Estaba dormido, era sábado por la mañana a las 9:15. Luego me enviaron un montón de mensajes de colegas de trabajo, y luego salió en el periódico. No sé cuándo la Reina le entregará personalmente una medalla que tiene que hacer por cortesía Debemos aprender a ser educados. Estas distinciones se otorgan de una manera muy inclusiva. Hay cuatro países en el Reino Unido: Inglaterra, Irlanda, Escocia y Gales, y están distribuidos proporcionalmente. También me gustaba mucho la idea de que se dividiera proporcionalmente entre mujeres y hombres, el 49% eran mujeres, el 6% eran discapacitados, el 13% eran minorías negras o asiáticas. Eso es muy bueno.

– ¿Cómo se sintió y cuál fue la reacción en Trenque Lauquen, su pueblo?

-Trenque Lauquen es increíble. Tengo una hermana llamada Claudia Cohen, es licenciada en comunicación, lo sabía. Se lo dije el sábado y empezó a preparar información para enviar a los medios de comunicación y la envió ayer mismo. Así que empezó a salir ayer por la tarde. Fue una locura en Trenque Lauquen. Tengo que ir a la estación esta noche, ir a la radio. Estuve fuera bajo lluvias torrenciales, mi marido al volante y yo en WhatsApp para dar una entrevista en la radio. Mucha gente en Facebook. Con todo este asunto de la pandemia he creado una página llamada @drmartacohen. Allí subo información sobre el uso de barbijos, vacunas, efectos secundarios, todo para la pandemia, para dar información seria sobre lo que está pasando. En esa época ya me habían pedido mucha amistad en Trenque Lauquen. Y así recibí muchas solicitudes de amistad en Facebook en los últimos momentos.

Cuando las madres estaban en la cárcel

– Hubo un grave conflicto en el Reino Unido y muchos juicios contra los padres por la muerte repentina de sus hijos cuando comenzó la investigación por la que fueron premiados.

– Es impresionante. Creo que la vida es como un rompecabezas y dices, “¿Cómo llegué aquí, qué hice para llegar a donde estoy?” y miras hacia atrás y ves cómo las piezas de ese rompecabezas que componen tu vida se unieron. Antes de venir aquí, fui consejero de un representante de mi ciudad, que desgraciadamente falleció. Redacté un proyecto de ley para investigar la muerte súbita de niños en la provincia de Buenos Aires. Ahí estaba. Se trataba del hecho de que un médico, Sir Roy Meadow, había dicho que una muerte era una tragedia, dos muertes eran sospechosas y tres muertes eran un asesinato. De esta manera, muchas mujeres fueron arrestadas porque tenían más de un bebé muerto en la familia. En otras palabras, más de un niño murió de muerte súbita. Se sabe que la incidencia de la muerte súbita es aproximadamente un 10% más alta en los bebés nacidos de madres que ya han perdido un hijo por muerte súbita. Eso fue horrible. Hubo muchas madres involucradas. Entonces se descubrió que en realidad era la repetición de una enfermedad genética. Porque no todo está en la autopsia. Hay mucho en los genes que no tiene expresión de tejido, lo que el patólogo ve.

– ¿Cuál fue la investigación que hizo?

– No hice ninguna investigación. Cuando se descubrieron las verdaderas causas de la muerte, muchos patólogos se detuvieron con la patología. Las madres fueron liberadas: algunas se suicidaron, otras se volvieron alcohólicas y otras se deprimieron. Fue una catástrofe. Fue en ese momento que empezaron a reclutar médicos para el Reino Unido y yo vine aquí en 2003. Fue entonces cuando se le confió a la Baronesa Helena Kennedy, a quien tuve el honor de conocer personalmente, la gestión de un protocolo de investigación sobre la muerte súbita, que se llevó a cabo como debía ser. Hubo informes sobre cómo deben ser tratados los padres, cómo deben comportarse los hospitales, cómo debe ser el protocolo de la investigación, cómo debe haber participantes multidisciplinarios. Llegué en el momento exacto en que había una necesidad. Había cierta desconfianza entre los médicos de aquí que no querían involucrarse en todo el caos político que había tenido lugar. Y con el conocimiento de mi investigación sobre la preparación del proyecto de ley en Argentina, estoy liderando la iniciativa en la región de South Yorkshire. Había 20 autopsias de muertes súbitas al año en ese momento. Voy a 120 ahora porque lo estamos haciendo muy bien. Nos hemos expandido y ahora cubrimos no sólo el sur de Yorkshire, sino también West Yorkshire, Nottinghamshire, Lincolnshire, Humberside… Y llevamos a cabo la investigación de cada caso según el protocolo. Solíamos averiguar de qué se trataba el 40% de las muertes; ahora sabemos alrededor del 60% de ellas. El otro 40% no sabemos lo que es, es muerte súbita. Es un bebé que suele tener de dos a seis meses, más hombres que mujeres, y que suele morir en invierno, normalmente por la noche. Esto es lo que llamamos Muerte Infantil Súbita. Mientras tanto, estamos investigando mucho con Londres, con los Estados Unidos. He escrito un libro sobre la muerte súbita, que tiene una gran difusión. He donado mis derechos al Instituto Americano de SIDS y a una organización benéfica para padres que han perdido un bebé por SIDS.

Predisposición genética

– ¿Existe entonces una predisposición genética a la muerte de cuna?

-Sí, mucho. Estos niños suelen sufrir una arritmia cardíaca, en el 10% de los casos o, en un porcentaje mayor, una insuficiencia de los reflejos del tronco encefálico, por lo que sufren un paro respiratorio en lugar de un paro cardíaco. Esto es genético. Y los otros factores de riesgo son: fumar durante el embarazo y después antes del bebé; que el bebé sea prematuro; que sea un niño; que el bebé tenga un virus, un resfriado; que sea un mes de invierno; y, sobre todo, que el bebé duerma en la cama con los padres. Lo que entendemos es que hay un defecto en este reflejo que hace que los bebés se despierten cuando les falta la respiración, el llamado reflejo de auto-resucitación. El bebé duerme con un adulto, su nariz es aplastada por el cuerpo de un adulto, o duerme boca abajo para que el bebé se desmaye y muera.

– ¿Cuáles son los componentes hereditarios de los que hablas en la muerte de cuna?

– Muchos. Por ejemplo, la arritmia cardíaca. Por otra parte, las convulsiones febriles se consideraban antes benignas; hoy sabemos que son un factor de riesgo de muerte súbita. Si ocurren por la noche y el bebé duerme boca abajo, puede morir. Pero esto no es un factor genético, es una combinación de factores genéticos y ambientales. Y de desarrollo. Un experimento con ratas mostró que las ratas murieron en la tercera semana de vida. Pero entonces, si sobrevivían ese tiempo con estos fracasos, seguirían viviendo. En otras palabras, si pasaron esta etapa de desarrollo, sobrevivieron. Por lo tanto, la etapa de desarrollo es muy importante.

– ¿A qué edad corren los niños pequeños el riesgo de una muerte súbita?

– Se considera que la muerte súbita de un niño es hasta los 12 meses de edad. Bueno, generalmente esto sucede hasta los seis meses de edad. Puede durar hasta ocho meses. Sin embargo, también existe la muerte súbita del lactante, que es mucho menos común, pero que afecta a niños menores de cinco años o adolescentes que mueren repentinamente. Los factores que juegan un papel aquí serían diferentes.

– ¿Qué papel juega la apnea?

-Apnea Temporal. Se sabe ahora que muchos de los niños que sufrieron muerte súbita infantil tenían estas apneas temporales. Pueden correr un mayor riesgo, al igual que los niños que tienen convulsiones febriles. Es posible que corran un mayor riesgo. Esto también es cierto para los niños que tienen un pariente que murió de SIDS, un hermano pequeño, un tío; ellos también están en mayor riesgo. En los niños que han muerto de muerte súbita, se debe analizar todo el genoma humano. Rutinariamente. Lo haremos pronto, tal vez el año que viene. Pero sí, los bebés con apnea transitoria tendrían una predisposición. El profesor australiano Roger Bayer dice que la muerte súbita, con la excepción de una minoría, no es un paro cardíaco sino un fallo respiratorio. Así que estás lidiando con la apnea. Si el bebé en el vientre se vuelve apneico, puede morir. Ese es el factor de riesgo de quedarse dormido sobre tu vientre.

– ¿Qué hay de la descompensación metabólica?

-Eso también es un 3%. He analizado todo. ¿Qué porcentaje es cada cosa. El 3% de los lactantes tienen un desequilibrio metabólico que no necesariamente se ha expresado. Las mitocondrias son como organelos, estructuras muy pequeñas ubicadas dentro de la célula, donde se encuentran las enzimas de la cadena respiratoria. Tiene que ver con el ciclo respiratorio de la célula, no con los pulmones. Y es esencial que el organismo sea capaz de acumular su energía y lo que se llama energía oxidativa, el metabolismo oxidativo – que depende del oxígeno – de una manera saludable. Y hemos encontrado que el tres por ciento de los bebés aquí en el norte de Inglaterra, donde hago las autopsias, tienen defectos. Y algunos tienen menos mitocondrias. Nos estamos acercando, pero la visión que tenemos sigue siendo la de la cumbre. No tenemos la visión de toda la montaña.

-Su investigación liberará a muchas madres estigmatizadas por la muerte repentina de sus bebés.

– Afortunadamente, ya no es el caso de la muerte súbita. Debido a que esto ocurrió hasta el año 2000, las madres ya han sido dadas de alta. Cuando hablo con los padres, me doy cuenta de que se sienten culpables, especialmente si se acostaron con el bebé. Y la culpa es terrible. Cuando voy al tribunal a testificar, el forense siempre me pregunta si la muerte fue natural o accidental. Es algo terrible para que los padres lo superen. Es muy difícil porque sienten esa culpa por dormir con el bebé, o “Me dormí viendo la televisión y lo amamanté y lo asfixié”… porque a veces el bebé muere por asfixia.

París. Correspondencia.

LGP