Skip to content

Escándalo de Tucumán: Se denuncia la presión de un miembro de la Corte para beneficiar a Ricardo Bussi

La mujer que acusó al legislador tucumano también dijo que se abrió una cuenta bancaria a su nombre sin su consentimiento.

Escándalo de Tucumán: Se denuncia la presión de un miembro de la Corte para beneficiar a Ricardo Bussi

Escándalo de Tucumán: Se denuncia la presión de un miembro de la Corte para beneficiar a Ricardo Bussi

Un nuevo escándalo se añade al capítulo de la denuncia por abuso sexual presentada ante el legislador tucumano Ricardo Bussi.

Un compañero denunció a un miembro de la Corte Suprema de esta provincia por supuestamente presionarlo para que no avance en el caso contra el Presidente de Fuerza Republicana e hijo de la víctima del genocidio Antonio Bussi.

Según la Cadena 3, el compañero penal de la provincia de Tucumán, Enrique Pedicone, denunció a Daniel Leiva, miembro de la Corte Suprema de esa provincia.

El caso se refería a “influenciar a los vendedores ambulantes, la coacción y la violación de los deberes de un funcionario público”, supuestamente en un intento de influenciar el caso de abuso sexual y corrupción contra el legislador Ricardo Bussi.

En los medios de comunicación locales se informó de que el camarada Pedicone grabó la conversación que tuvo con Leiva, en la que el magistrado le pidió que “manejara la intensidad” y “mantuviera las mordeduras al mínimo y lo trajera de vuelta a donde tiene que estar” cuando se refirió al caso contra el legislador.

“Me llama, lo digo en voz alta, y un alto funcionario de la justicia toma nota de la invitación a una conversación de varios minutos. Como no quiere ir a mi oficina porque había demasiado ruido para él, vamos a un bar en Junín y Corrientes, y trata de influenciarme y darme instrucciones e influir en el caso Bussi”, dijo Pedicone a Telefé Tucumán.

La Gaceta de Tucumán también informó que según la defensa de Leiva, los audios estaban “armados” y la conversación con Pedicone “no existía”.

La denuncia de abuso sexual contra Bussi se hizo efectiva en junio pasado. La mujer, de 26 años, lo expresó ante la fiscalía de María del Carmen Reuter, donde denunció que Bussi había abusado sexualmente de ella en los primeros días de mayo en el cargo que ocupa en la legislatura de Tucumán.

Junto con su familia – su madre jubilada y sus dos pequeñas hijas – la mujer vive en un barrio muy modesto en las afueras de la ciudad. Debido a la denuncia – en ese momento – recibió amenazas y tuvo que mudarse a otro lugar.

Según la denuncia, el año pasado la mujer trabajó como empleada en algunas actividades del partido Fuerza Republicana, y a principios de este año se enteró de que alguien había abierto una cuenta bancaria a su nombre por un monto de más de 500.000 pesos.

Como la mujer no pudo aclarar lo sucedido en el banco, “fue a la fiesta para denunciar la situación; trató con varias personas y luego con Bussi, que la obligó a detenerse, con la intención de denunciar la irregularidad y cometer un abuso sexual como medida intimidatoria”, dijo su abogado.

A principios de agosto, el Ministerio de Justicia decidió emitir una orden policial a la mujer para proteger su integridad física y la de su familia después del ataque que sufrió en su apartamento, dijo también su abogado.

Bussi, por su parte, negó haber denunciado a la mujer, diciendo que se trataba de una “operación política” contra él, que tenía por objeto “desacreditarlo porque era parte de la oposición”.

El legislador dijo entonces que se pondría a disposición de la justicia “para que se aclare esta situación” y declaró que “los ataques contra mí son cada vez más frecuentes y no permitiré que esto suceda”.