Skip to content

“¡Estás loco! Tómalos!”: el grito de los mapuches al gobernador de Río Negro en medio de la Ruta 40

Fue en la toma de Villa Mascardi. Los militantes atacaron a Arabela Carreras con insultos y anunciaron que no dejarán de ocupar tierras.

"¡Estás loco! Tómalos!": el grito de los mapuches al gobernador de Río Negro en medio de la Ruta 40

La paz regresó a la Cordillera Durante cinco días hubo una gran tensión, con ocupaciones, bloqueos de carreteras y ataques a comisarías por parte de combatientes mapuches. En la provincia de Río Negro, los funcionarios respiran aliviados durante estas horas, pero prefieren no hacer predicciones para el futuro inmediato. Es una coincidencia que esta “paz mapuche” pueda romperse en cualquier momento.

Las agresiones sufridas por la gobernadora Arabela Carreras el lunes en Mascardi, a 35 kilómetros de Bariloche, preocuparon al núcleo de su gobierno. Carreras intentó dialogar con los militantes del desván Lafken Winkul Mapu, que bloqueaban la ruta 40, para protestar contra el desalojo que se produjo al mismo tiempo en El Foyel, a 50 kilómetros de Bariloche. El Lof ocupa un lugar en el pueblo desde 2017 y ha llevado a cabo más de 110 ataques de todo tipo contra funcionarios, policías, vecinos y propiedades.

La gobernadora esperaba que su presencia ayudara a levantar el bloqueo, que retrasó el tráfico de docenas de coches varados. A cambio, Carreras recibió un aluvión de violencia que resultó en insultos y negaciones brutales por parte de los encapuchados. “Señora, tómelos, este es territorio mapuche. ¿Quieres matarnos? ¡No le tememos a los perros! No, no, ¿de qué quieres hablar ahora? ¡Estás loco! ¡No eres mi autoridad! ¡Mi machi y mi lonko son mi autoridad! Nunca creeré en ti porque eres Winkas y yo soy mapuche y tengo sangre mapuche”, grita un luchador Mascardi. El evento fue grabado en video. Al fondo se ve al gobernador con una chaqueta azul. “Tenemos que hablar, tenemos que hablar”, dice Carreras sin ser escuchado. Finalmente, los mapuches decidieron retirarse de la calle después de las 8 pm.

“En resumen, mi presencia fue pacífica, pero lo que experimenté no fue agradable. Mi presencia allí dejó claro lo que sufrían los vecinos de Mascardi. Es lamentable que tengamos que hacer esto, queremos que se aplique la ley y queremos que nuestros vecinos puedan volver a casa y dormir tranquilos”, dijo el gobernador a El Cordillerano.

El lunes, el juez federal Gustavo Zapata ordenó que la pista sea despejada mediante el uso de la fuerza federal. Sin embargo, las acciones del Ministerio de Seguridad, encabezado por Sabina Frederic, se retrasaron. La ministra de seguridad de Río Negro, Betiana Minor, confirmó que agentes de la Gendarmería Nacional llegarán desde La Pampa en las próximas horas. Hay unos 15 kilómetros entre la captura de Mascardi y el puesto de la gendarmería, hecho que ha sido lamentado por los vecinos que sufren agresiones diarias.

Este martes, María Nahuel, la madre de Betiana Colhuan, la machi que lideró la toma de posesión de Mascardi, dejó un mensaje que nos permite mirar hacia el futuro. “Reclamamos nuestro territorio con dignidad y seguiremos luchando, y le digo a nuestros jóvenes que deben seguir reclamando lo que es suyo, que nadie nos asuste o huya de nuestra tierra. Seguiremos reclamando territorio”, dijo Nahuel durante una manifestación que tuvo lugar hace unas horas en Bariloche. Nahuel es la tía de Rafael Nahuel (22), que murió el 25 de noviembre de 2017, en un enfrentamiento entre los militantes y la Prefectura Naval Argentina.

Por otra parte, la evacuación del campamento de El Foyel se realizó ayer sin actos de violencia, y los más de 150 policías y la fuerza de tarea del COER que participaron en la operación concebida por la secretaría de seguridad y las fiscalías de Bariloche y El Bolsón no tuvieron que intervenir. Cuatro personas fueron detenidas, entre ellas Blanca Gallardo, su hijo, Jairo Luengo, y el esposo de la esposa, Juan Pablo Oyarzo.

Los detalles del cuarto prisionero no fueron revelados. Todos están libres hoy, martes. Al salir de Gallardo, punto de referencia de la usurpación de las 400 hectáreas, aseguró a los medios de comunicación locales que estaba “cansada” y “sana”, descartando cualquier tipo de maltrato durante su detención.

Minutos después de su captura en la misma zona que había ocupado con otras 50 personas, Gallardo fue llevado a la comisaría de El Bolsón. Desde la cuenta de Facebook del loft Gallardo Calfú, llamaron a los vecinos y a las organizaciones indígenas a manifestarse fuera del edificio. Durante la noche, desconocidos quemaron ramas frente a la comisaría de policía y exigieron la liberación de la mujer y de los demás prisioneros.

En una nueva audiencia celebrada el lunes, los jueces Ricardo Calcagno Gallardo y Oyarzo acusados del delito de apropiación indebida. No hay otras personas comprometidas con la justicia en este asunto. El delito es punible con seis meses y hasta tres años de prisión, de conformidad con el artículo 181 del Código Penal.

Este martes, el campo apareció claro y tranquilo, nuestras fuentes indicó los dueños. “Hoy todo está muy tranquilo”, dijo Pablo Mayer, quien, junto con su hermana Débora y su esposo Martín Soriani, sobrevivió al asedio mapuche sin poder salir a comprar comida, combustible o agua.

La sección de Bariloche de la APDH emitió un comunicado en el que afirmó que en el desalojo de El Foyel, “observó dos situaciones que muestran una clara voluntad política de atacar a esta comunidad: la presión judicial y la información falsa”. Por otro lado, organizaciones y profesionales vinculados a la comunidad mapuche, a través de redes, difundieron un mensaje en el que se solicitaba al Fiscal General de Bariloche, Martín Lozada, “dejar de enseñar en la Cátedra Abierta de Derechos Humanos de la Universidad Nacional de Río Negro (sede de Bariloche)” por estar involucrado en el desalojo como funcionario.

Los mapuches dejaron varias historias siniestras sobre Miguel Soriani sin respuesta. Entre ellos, Soriani hizo que Félix Gallardo Calfú, borracho en 1980, firmara la venta del campo.

Según el abogado de Soriani, Jorge Paolinelli, en 1969 Félix fue concedido el derecho de asentamiento por Aurora Reyes de Candia, que había sido uno de los habitantes de la tierra desde la década de 1940. Gallardo Calfú era un trabajador de la familia Candia, y la cesión fue un regalo en agradecimiento por su trabajo. En 1980, por escritura pública, el campo pasó legalmente a manos de Soriani. Blanca inició un proceso judicial en 2006, y en 2013 y 2014 se hizo justicia a favor de Soriani, donde se ratificó la primera sentencia.