Skip to content

Femicidio de Silvia Saravia: la criada confirmó la lucha antes del crimen

Lo hizo declarando como testigo ante la fiscal María José Basiglio, encargada del caso por el acto cometido por el empresario Jorge Neuss.

Femicidio de Silvia Saravia: la criada confirmó la lucha antes del crimen

Femicidio de Silvia Saravia: la criada confirmó la lucha antes del crimen

Después de que la autopsia de Silvia Saravia (69) confirmara que la esposa había tratado de defenderse del ataque de su esposo, Jorge Neuss (72), la investigación encargada de la persecución de la violencia de género comenzó a trabajar en el perfil del feminicidio que se suicidó después del asesinato de su esposa.

En una familia que negaba rotundamente los actos de violencia anteriores (e incluso trató de instalar la teoría de un pacto de suicidio), los testigos de la comunidad se convirtieron en la clave. Y este lunes, una de las dos empleadas domésticas que estaban en la casa de los Martindales al mediodía del pasado sábado 10 de octubre, cuando se cometió el crimen, volvió a declarar ante la fiscal María José Basiglio.

A este trabajador, el de mayor antigüedad en este puesto, se le preguntó sobre la orden antes del asesinato, es decir, el momento en que Saravia entró en la casa después de pasar la noche con su hija. Y confirmó en particular que hubo una gran disputa entre Neuss y Saravia el viernes 9 por la noche.

La pelea fue tan grave que Silvia Saravia llamó a su hija Lucila, que vive en el mismo país, y le pidió que pasara la noche en su casa.

La empleada confirmó en su testimonio que la mujer salió de la propiedad en un estado de confusión y cuando regresó al día siguiente dijo que buscaría algunas cosas y se iría, probablemente con Lucila y su familia a Sierra de la Ventana.

Como la propia hija declaró la semana pasada, su madre le dijo que tuvo una pelea con su padre pero, según ella, no le dijo por qué. Ella y sus otros tres hermanos se pelearon, aunque siempre trataron de presentarlos como “normales para la pareja”.

En este punto, los hechos y la investigación realizada por Basiglio no coincidían con la versión familiar, por lo que nada podía predecir lo que sucedería al final.

Jorge Neuss disparó a su esposa en el baño de la habitación que compartían con él, después de que ella pasara toda la noche fuera, algo que nunca había hecho antes, como admitió la propia Lucila.

El empresario la emboscó, la agarró por el pelo, inclinó su cabeza sobre su hombro izquierdo, puso su Magnum .357 en la sien derecha de su esposa y le disparó. Tenía 30 rifles registrados, estaba cazando. Sabía muy bien que con un revólver como ese a esa distancia, la muerte era segura. Después de matar a su esposa, se suicidó con la misma arma.

El fiscal Basiglio cree que lo que sucedió fue más que un “asesinato agravado por asociación”. La causa sería, por tanto, la figura del “feminicidio” y se referiría necesariamente a una historia de violencia que la familia no quiere profundizar.

Tal vez las mayores pistas las proporcionen los testigos que aún no han testificado, y el panorama se completa con especialistas químicos y telefónicos nombrados por la justicia.

EMJ

Neuss no pudieron abrir los tres iPhones de la pareja y encontraron viejas fotos familiares en una cámara

Compártelo: