Skip to content

La justicia no define y el ex jefe de policía condenado por abusar de dos menores sigue en libertad

"Estamos viviendo una pesadilla otra vez", dijo una de las víctimas a nuestras fuentes. Por una cuestión de jurisdicción, el pedido de prisión preventiva se retrasa en los tribunales de Chubut.

La justicia no define y el ex jefe de policía condenado por abusar de dos menores sigue en libertad

La justicia no define y el ex jefe de policía condenado por abusar de dos menores sigue en libertad

“Volvemos a vivir la misma pesadilla”, dijo una de las víctimas de abusos del ex jefe de policía y ex diputado provincial de Chubut, Juan Luis Ale. Fue condenado el 15 de septiembre por un tribunal de Puerto Madryn a ocho años de prisión, pero sigue en libertad.

Debido a una cuestión de “incompetencia” en el sistema judicial, aún no se ha decidido si se le concederá la detención preventiva solicitada por el Ministerio Público, que apelará la sentencia de 8 años de prisión efectiva y solicitará la pena máxima, que “dada la gravedad de los delitos” es de 14 años.

La verdad es que Ale y su abogado defensor no estaban presentes en la sala cuando se pronunció la sentencia. Algo raro para muchos. El tribunal que lo condenó, compuesto por los jueces Gustavo Castro, Marcelo Ovando y Marcela Pérez, no pudo pronunciarse sobre la solicitud en ausencia del condenado y su abogado defensor.

El caso fue entregado a la Jueza Patricia Asaro, quien no aceptó la jurisdicción para resolver el caso preventivo, y el caso fue remitido a la Corte Suprema, la cual tendrá que decidir (sin límites de tiempo) si el tribunal o el juez debe emitir un fallo.

Mientras tanto, Juan Ale permanece libre en la ciudad de Esquel. “Todo el mundo habla de la revictimización. Se arrancan la ropa. Bueno, estamos siendo revictimizados de dos maneras. O tan a menudo como quieran. Hemos pasado por esto durante años y lo hemos guardado. Después de todo lo que hemos pasado, ahora tenemos que aceptarlo. No vamos a dar más”, dijo una de las víctimas a Clarion.

Ale fue jefe de la policía de 2003 a 2010, antes de convertirse en diputado provincial. Y en su segundo mandato, de 2016 a 2017, el ex jefe fue condenado por abuso deshonesto contra el MFM y abuso sexual grave contra el MBM cuando vivió en Puerto Madryn con la madre de las víctimas de 1998 a 2001. Las niñas tenían 9 y 10 años, respectivamente.

“Todo el mundo debe saber que un depredador y suelto de Esquel. Que la justicia no decide. Y hay una clara estrategia para dejar que los plazos expiren en marzo de 2021. Traerán todo tipo de desafíos, pero el sistema de justicia ya ha hecho su juicio. Entonces, ¿qué podemos esperar que lo que nos pasó a nosotros le pase a otra mujer? Nos robaron nuestra infancia”, añadió la mujer, que ahora tiene 29 años.

Ale comenzó una relación con la madre de los niños en 1998. Se mudó con ella a Puerto Madryn, Chubut, para vivir allí. Poco más de un año después, comenzaron los abusos que las mujeres se atrevieron a hacer públicos en 2018. “Estamos seguros de que hay más víctimas, pero no se les anima a informar de esto. Porque a veces algunas personas no lo entienden. O pierden sus trabajos. O les pasan mil cosas. Pero deben saber que estas cosas no deben quedar impunes porque arruinan nuestras vidas. Y hoy más que nunca, sabemos que la justicia retrasa una definición. No lo entendemos. Estamos sufriendo de nuevo”, dijo la joven.

Cuando quisieron vivir con Ale, el padre biológico de las niñas les dio unas muñecas que habían olvidado en casa. Fue el propio ex jefe de policía quien las recibió y le dijo: “Tranquilícese, las cuidará como si fueran mis hijas”. No pasó mucho tiempo antes de que el abuso comenzara.

Chubut. Corresponsal.

GL