Skip to content

La mortalidad por cáncer podría aumentar hasta un 60% en Argentina debido al Coronavirus

Estas son estimaciones del área de epidemiología de la Academia Nacional de Medicina. Lo atribuyen al descenso de los controles debido a la cuarentena.

La mortalidad por cáncer podría aumentar hasta un 60% en Argentina debido al Coronavirus

La mortalidad por cáncer podría aumentar hasta un 60% en Argentina debido al Coronavirus

En el Día Mundial del Cáncer de Mama – que se celebró este lunes – hay algo que no debe ser pasado por alto este año: el impacto que la pandemia del coronavirus tendrá en la enfermedad.

Si el cáncer de mama se diagnostica temprano, en la etapa 0 o 1, es 99% curable. Sin embargo, esto se hace más difícil durante los meses de cuarentena, con posibles consecuencias. “Experimentaremos una mortalidad excesiva”, dijo Felicia Knaul, Directora del Instituto de Estudios Avanzados de las Américas, en una conferencia celebrada el Día de la Prensa de Roche.

“Veremos muchas más mujeres diagnosticadas en la fase 4, donde no sólo se forman metástasis, sino que en muchos casos la herida o el tumor está abierto”, dijo el presidente de la ONG Tómatelo a Pecho.

En la fase 3 o 4, los tratamientos son mucho más complicados y las tasas de supervivencia caen dramáticamente. Sólo el 27% de las mujeres se curan, dice Knaul.

Esto ya está sucediendo en los hospitales argentinos. “Vemos un mayor porcentaje de (mujeres que han sido diagnosticadas) en el estadio 3, que es una enfermedad localmente avanzada”, dice Valeria Cáceres, jefa de la unidad funcional de tumores femeninos del Instituto Angel H. Roffo-UBA.

“Normalmente el 30% de nuestros pacientes a nivel hospitalario se encuentran en la etapa 3, y hoy en día cerca de la mitad de los pacientes que admitimos están en la etapa 3 precisamente porque no se les consultó o porque se descubrió el bulto y se retrasaron los estudios”, continúa Cáceres.

Más allá del cáncer de mama, todo apunta a que la pandemia de coronavirus tendrá graves consecuencias para el diagnóstico y el tratamiento de todo tipo de tumores.

En este contexto The Lancet describió un posible aumento en el número de muertes por cáncer de mama entre el 7,9% y el 9,6%, 5 años después del diagnóstico. El mayor aumento se observaría en relación con el cáncer colorrectal: entre el 15,3% y el 16,6% de las muertes adicionales debidas a la presencia de covid-19, siendo otros ejemplos el cáncer de esófago (5,8%-6,0%) y el cáncer de pulmón (4,8%-5,3%).

También hay una alarma por el cáncer de próstata, la tercera causa de muerte más común entre los hombres en Argentina (después del cáncer de pulmón y colon). Los controles anuales de los mayores de 50 años han disminuido en más del 50% debido a la cuarentena, y uno de cada tres pacientes interrumpió su tratamiento, advierten la Sociedad Argentina de Urología (SAU) y la Asociación Argentina de Oncología Clínica (AAOC).

En todos los casos, varios factores explican la falta de atención. El miedo a las infecciones y a la reducción de la movilidad hace que muchas personas pospongan su visita al médico. Además, hay problemas en la organización de los servicios, que provocan un aumento de los retrasos, con dificultades de acceso y cobertura.

La Directora Ejecutiva Adjunta del Instituto de Investigaciones Epidemiológicas de la Academia Nacional de Medicina, Zulma Ortiz, cita un estudio reciente realizado en el University College de Londres, en el que se estimó un aumento del 20% al 30% en la mortalidad por cáncer debido a la presencia de Covid-19. “Como sabemos que en Argentina hay serias dificultades para el registro de tumores, estas estimaciones podrían duplicarse”, dice Ortiz.

Otro mecanismo para estimar el impacto es referirse a los datos publicados por el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (CIIC / OMS) antes de la pandemia. Se espera que la incidencia total de cáncer en Argentina aumente de 129.047 nuevos casos en 2018 a unos 190.779 nuevos casos en 2040. Esto significa un aumento del 48% en 20 años.

“Al menos el impacto de la pandemia acelerará estas proyecciones. El mismo ejercicio que se refleja en la mortalidad conducirá a un aumento del 54% entre 2018 y 2040”, dice Ortiz.

El Dr. Darío Niewiadomski, miembro de la Sociedad Argentina de Investigación del Cáncer, está de acuerdo en que la mortalidad por cáncer aumentará debido a la falta de estudios diagnósticos y terapéuticos.

“La cuarentena y la pandemia de COVID-19 tendrán efectos negativos relevantes en los pacientes oncológicos que no fueron controlados durante este período, especialmente en aquellos con enfermedad avanzada. También (afectará) a la población general que no fue controlada por el género y la edad en los estudios propuestos”, dice.

Eduardo Cazap, Presidente de la Sociedad Latinoamericana de Oncología Médica (SLACOM), estima que se detectará un número significativo de cánceres avanzados en Argentina. Además, el número de operaciones oncológicas y quimioterapias realizadas ha disminuido, aunque en menor medida.

Si esta situación continúa – según Cazap – el impacto sanitario y económico en el período pospandémico se verá exacerbado por una sobrecarga de los servicios de salud para garantizar los estudios de diagnóstico y los tratamientos adecuados. Y esto a su vez tendrá un impacto negativo en la lucha contra el cáncer.

DD