Skip to content

La trama detrás del torneo clandestino de padel que se jugó en Pilar en medio de la cuarentena y con la participación de políticos

Fue organizado por los concesionarios de los tribunales. Hace quince días pidieron permiso para vender comida.

La trama detrás del torneo clandestino de padel que se jugó en Pilar en medio de la cuarentena y con la participación de políticos

La trama detrás del torneo clandestino de padel que se jugó en Pilar en medio de la cuarentena y con la participación de políticos

El domingo la gendarmería irrumpió en el Club Atlético Pilar, donde se celebró un torneo de padel en medio de la cuarentena y días antes de la introducción de importantes restricciones debido al aumento de las infecciones de coronavirus. Arrestaron a 16 personas.

El escándalo creció a partir de los nombres de los involucrados en este plan recreativo, cuya premisa principal es permanecer en casa para evitar el colapso del sistema de salud. Entre los participantes se encontraban funcionarios y ex funcionarios.

Se sabe que también jugaron el sábado, aunque no está claro si fue el primer fin de semana. Según pudo averiguar nuestras fuentes, la empresa que tenía la concesión de los tribunales llevaba más de 20 días en el sitio.

“Hace unas tres semanas, los que tenían la concesión de los tribunales nos advirtieron que llevarían a cabo un trabajo de mantenimiento mínimo. Algunas reparaciones y pintura. Y hace dos semanas nos consultaron para empezar a preparar comida y vender bebidas, ya que no sólo se encargan de las canchas de paddle, sino también del buffet del club”, dijo a este periódico Marcelo Pérez, presidente del Club Atlético Pilar.

dice que los concesionarios dijeron que estaban en muchas dificultades económicas porque tenían que pagar los salarios de muchos empleados y que el club pensó que era una buena idea. El permiso para la venta de comida era que los que la compraban iban a la puerta del restaurante pero no entraban.

“Nunca pensamos que podrían celebrar un torneo”, dice Pérez, quien rechaza lo ocurrido y lamenta que la imagen del club se vea empañada.

El presidente del Atlético Pilar dice que entre los presentes se encontraba el secretario general y secretario de economía de la Municipalidad de Tigre, Fernando Lauría, uno de los más importantes funcionarios del intendente masista Julio Zamora. También estaban presentes, según Pérez, el ex ministro del Interior Rogelio Frigerio y el subsecretario de Estado de Deportes de la Ciudad de Buenos Aires, el ex tenista Luis Lobo, que se había ido antes del asalto.

“No los he visto, pero me lo dijeron. Teníamos un guardia que cuidaba el lugar, pero como tiene problemas de salud y es un grupo de riesgo, decidimos enviarlo a casa. Por eso pusimos cámaras de seguridad en manos de la gendarmería hace un mes”, añade Pérez.

Este material está siendo analizado por expertos y es la clave para determinar quién se unió al club y si hubo alguna actividad antes del evento de este fin de semana.

Además de quedar atónito por la organización del torneo ilegal, Pérez dijo que también estaba muy impresionado por la participación de las figuras públicas, ya que los campos están ubicados a lo largo de la Ruta 8 y cualquiera que pasara por allí podía verlos jugar desde el exterior.

DD