Skip to content

Nuevo virus identificado en China: ¿cuáles son sus posibilidades de propagación y cuál es su nivel de virulencia?

Los científicos argentinos dicen que se trata de una "importante novedad" y aclaran que habrá que seguir su evolución para evitar que se expanda.

Nuevo virus identificado en China: ¿cuáles son sus posibilidades de propagación y cuál es su nivel de virulencia?

Nuevo virus identificado en China: ¿cuáles son sus posibilidades de propagación y cuál es su nivel de virulencia?

En China identificaron un nuevo virus llamado G4-EA-H1N1, transmitido por los cerdos. Estos animales “se consideran huéspedes importantes para la producción de virus de la gripe pandémica”, dijeron los investigadores.

El informe fue realizado por científicos de universidades chinas y el Centro Chino de Prevención y Control de Enfermedades. Entre 2011 y 2018, tomaron 30.000 muestras de hisopos nasales de cerdos en mataderos de 10 provincias chinas y en una clínica veterinaria y aislaron 179 virus de gripe porcina.

Luego analizaron la sangre de 338 trabajadores que tienen contacto regular con cerdos y 230 miembros de familias conjuntas. El 10,4% de los trabajadores y el 4,4% de la población en general dieron positivo para el virus G4 EA H1N1. Así que ya se ha extendido a los humanos, dicen los científicos, pero no hay pruebas de que se pueda transmitir de persona a persona.

Los resultados de la investigación se publicaron en la revista estadounidense Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

Después de consultar a nuestras fuentes, el Dr. Carlos Luna, ex presidente y actual miembro de la Sección de Infecciones Respiratorias de la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria (AAMR), considera que la noticia trae “una novedad”. Lo describe como “importante” desde el punto de vista médico e “interesante” desde el punto de vista de la microbiología y especialmente de la virología.

Luna subraya que la noticia puede considerarse en general “poco preocupante”, ya que estos tipos de virus (como el G4 EA H1N1), en este caso de origen porcino, “se están descubriendo constantemente”. Cita el ejemplo de la “gripe aviar” en las aves: Se predijo una pandemia, pero “sólo causó unas pocas infecciones humanas”.

Esta gripe porcina es similar a la “Gripe A” (H1N1 o “influenza”) que tuvimos en Argentina. “Desde el punto de vista de la clasificación de los virus de la gripe, es muy ‘similar’ a la que causó la pandemia de 2009”, dice Luna.

“Es un H1N1, es decir, los antígenos contra los que se dirigen los anticuerpos y a partir de los cuales se desarrollan las vacunas son los mismos que para la ‘Gripe A’ de 2009 (H = hemaglutinina 1, N = neuraminidasa 1)”, continúa el especialista.

En cualquier caso -continuó Luna- aunque ambos virus tienen la misma identidad, para “engañar” al sistema inmunológico, los virus pueden desarrollar cambios en la hemaglutinina 1 y la neuraminidasa 1, que generalmente pueden ser sutiles (deriva de antígenos), pero también pueden ser drásticos (desplazamiento de antígenos), lo que en este último caso los convertiría en un patógeno indetectable para el sistema inmunológico.

“En este escenario extremo, podrían causar un brote significativo y así asumir las dimensiones de una pandemia”, dice Luna. Cuando se le pregunta qué probabilidades hay de que el virus “llegue” a la Argentina, Luna responde que “la manera más probable” es que alguien de China, que fue infectado unos días antes de llegar al país y que es portador del virus, pueda causar la infección humana y la transmisión interpersonal (lo cual no está cubierto en la información disponible). “De esta manera, hipotéticamente podría difundirse dentro de la comunidad”, explica.

“Es altamente improbable que ocurra una consecuencia humana de este hallazgo”, dijo Luna. “Si este es el caso, la gravedad que puede causar es actualmente impredecible y puede dar lugar a todo tipo de suposiciones, pero una pandemia es una posibilidad bastante remota”, continuó.

La Dra. Florencia Cahn, Presidenta de la Sociedad Argentina de Vacunología y Epidemiología (SAVE), comenta a su vez: “La realidad es que se sabe muy poco en este momento. Sabemos que los virus de la gripe tienen la capacidad de mutar y que pueden ser transmitidos a los humanos a través de mutaciones de animales como los cerdos”.

“Debemos seguir prestando atención a lo que les pasa. Las noticias siguen siendo muy actuales. Así que debemos seguirlo de cerca. Pero por el momento, la posibilidad de una pandemia causada por un nuevo virus de la gripe es baja”, añadió Cahn.

Para el Dr. Rubén Torres, cirujano pediátrico, Master en Ciencias de la Salud y Rector de la Universidad de Isalud, la posibilidad de que este virus ingrese a la Argentina “depende en particular de su vigilancia y control.

Torres explica que los cerdos son frecuentes huéspedes intermedios para este tipo de virus. Y afirma que su vigilancia y control es “fundamental” para la detección precoz de nuevas cepas o mutaciones de cepas antiguas “con potencial epidémico”.

“Si en estos estudios se han descubierto cepas particularmente virulentas (como se menciona en el artículo), su desarrollo debe ser seguido de cerca, ya que ciertamente pueden convertirse en el detonante de una epidemia. Además, hay que tenerlos en cuenta a la hora de adaptar las vacunas”, concluye.

En este contexto, el informe de China afirma que “la vigilancia de los virus de la gripe porcina puede ayudar a anticiparse y prepararse para las pandemias en los seres humanos. Los hallazgos sugieren que las medidas para controlar este virus en los cerdos y vigilar de cerca a los trabajadores “deberían aplicarse rápidamente”. Existe una necesidad urgente de introducir la vigilancia de las poblaciones que entran en contacto con los cerdos.

Según el periódico británico The Guardian, la Organización Mundial de la Salud (OMS) “leerá el estudio chino con atención”, dijo el portavoz Christian Lindmeier en una sesión informativa en Ginebra, añadiendo que es importante cooperar en los resultados y vigilar las poblaciones animales.