Skip to content

¿Quiénes son los “Médicos por la Verdad” y los “Epidemiólogos Argentinos”, grupos que difunden información errónea sobre el coronavirus?

Se trata de médicos, virólogos e inmunólogos que se oponen al uso de barbijos, al aislamiento de los sanos, cuestionan las pruebas de PCR, promueven el dióxido de cloro.

¿Quiénes son los

¿Quiénes son los "Médicos por la Verdad" y los "Epidemiólogos Argentinos", grupos que difunden información errónea sobre el coronavirus?

Se oponen al uso de barbijos y al “aislamiento de los sanos” y apoyan la “inmunidad de la manada”. Cuestionan la especificidad de las pruebas de PCR, critican la posible vacunación masiva de las vacunas contra el coronavirus disponibles y promueven el dióxido de cloro como posible tratamiento de la enfermedad, aunque el uso de este producto supone un riesgo para la salud (incluso la muerte) y no está demostrado que ayude a combatir la enfermedad.

Tanto “Médicos por la Verdad” como “Epidemiólogos Metadisciplinarios Argentinos” son dos grupos que se dieron a conocer durante la pandemia a través de publicaciones virales en las redes sociales. Pero, ¿quiénes son estos grupos negacionistas que apoyan estos argumentos y comparten la misma línea de discurso? ¿De dónde vienen y cuáles son sus argumentos?

“Médicos por la Verdad”: desinformación procedente de España

En su sitio web se describen como un grupo de “médicos y profesionales que investigan la verdad sobre los acontecimientos que causaron la llamada pandemia mundial de SARS-CoV-2 y sobre las medidas sanitarias extremas adoptadas por los gobiernos sin base científica”, tales como por ejemplo, “cuarentena para personas sanas, vacunas como única solución, autopsias prohibidas, mascarillas, pacientes asintomáticos, pruebas masivas que no son diagnósticas y sirven para inflar los números”.

El grupo argentino fue lanzado oficialmente el 25 de julio y basa su nombre en su contraparte española, donde estos médicos también han difundido información errónea sobre la pandemia (ver aquí y aquí).

Cuando “Médicos por la Verdad – España” dio su primera conferencia de prensa, el grupo español leyó una carta de apoyo del grupo argentino. A finales de julio y principios de agosto, el grupo argentino lanzó sus redes sociales: Facebook -con más de 13.000 seguidores-, Twitter e Instagram -con 12.000 seguidores-. En YouTube, donde emiten contenido audiovisual, tienen 4 mil suscriptores.

El movimiento se extendió rápidamente por toda América Latina y actualmente está presente en más de 14 países: en América Latina en la Argentina, el Paraguay, Bolivia, el Uruguay, el Ecuador, Chile, Guatemala, Venezuela, Costa Rica, Colombia, la República Dominicana, México y en Europa en España y Alemania.

¿Quiénes son los rostros más visibles que desinforman?

Se define como “la mujer de la ola celestial” por su posición contra la legalización del aborto. Chinda Concepción Brandolino estudió medicina y es doctora licenciada en la provincia de Buenos Aires, la ciudad autónoma de Buenos Aires y Tierra del Fuego. El pasado 18 de septiembre grabó un video con una virgen y un amigo en la mesa de su parque, llamando a la marcha del 19S.

Brandolino habló en una serie de conferencias en 2018 sobre “La ideología de género y el aborto”; y fue asesora médico-legal del Instituto de Bioética de esta universidad. También presentó su posición contra la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (VTP) al Senado en 2018.

También ha estado involucrada en la política en varias ocasiones. En 2015, se postuló como representante nacional de la PBA en la lista de 298 “Todos por Buenos Aires” en las primarias. En su anuncio, hizo hincapié en el examen de las vacunas y su relación con el autismo. Esta desinformación fue iniciada en el decenio de 1990 por el médico inglés Andrew Wakefield, y desde entonces los vínculos entre el autismo y las vacunas han sido desacreditados por estudios científicos, como se explica en este artículo.

Para el año 2019, Brandolino intentó sin éxito convertirse en precandidato al cargo de Presidente por la Unidad, y con intentos fallidos llamó al voto como la mejor alternativa al Frente Patriótico de Alejandro Biondini, acusado de estar cerca del nazismo.

En los últimos meses se han viralizado varios videos con el médico como protagonista; el último fue sobre la marcha del 17 de agosto, cuando el grupo decidió hacer visibles sus demandas a través de un video que tuvo más de 45.000 visitas en Facebook.

En la grabación, el doctor revela muchas informaciones erróneas: que “el virus siempre ha existido”, que “el SARS-CoV-2 ha sido modificado genéticamente”, que “el virus corona puede ser combatido con dióxido de cloro” y que “la PCR da un 50% de resultados positivos falsos”.

Pero el virus no siempre existió: Aunque los virus corona son una familia de virus descubiertos en la década de 1960, la cepa actual llamada SARS-CoV-2 fue identificada a finales de 2019. El consumo de dióxido de cloro no cura el virus corona y es peligroso para la salud. Incluso ha causado la muerte de un niño en Neuquén (y lo habría hecho en el caso de un hombre en Jujuy) y 2 envenenamientos graves en Mendoza.

Tampoco hay pruebas de que el nuevo virus corona haya sido modificado genéticamente, y las pruebas científicas sugieren que el virus es de origen animal (aquí, aquí y aquí). Como explicamos en esta nota, la estructura del SARS-CoV-2 no es la que corresponde a la manipulación de un genoma, y no hay nada que sugiera que se haya originado a partir del patrón de otro virus. Los investigadores han observado todas las notables propiedades del SARS-CoV-2 en los coronavirus relacionados en la naturaleza. Una perspectiva genómica sobre su origen natural está disponible aquí.

Por último, la prueba de PCR es el método más fiable disponible para excluir o confirmar la enfermedad COVID-19. Así lo explicaron José Manuel Bautista, profesor de Biología Molecular, que coordinó el laboratorio de detección COVID-19 de la Universidad Complutense de Madrid, y Benedetta Bolognesi del Instituto de Bioingeniería de Barcelona a Maldito Bulo, una agencia española de verificación de datos.

Otra referencia de “Médicos por la Verdad” es Mariano Emiliano Arriaga Ferré, coordinador del movimiento en la Argentina y en la región, quien a menudo se refiere a la “falsa pandemia” en sus apariciones públicas. Estudió medicina y está registrado en 4 jurisdicciones: Ciudad de Buenos Aires, Chubut, Río Negro y Tierra del Fuego.

Según su perfil en LinkedIn, trabajó como médico en el Hospital Lagleyze de Buenos Aires, institución especializada en oftalmología, y en el Hospital Naval de Ushuaia.

En 2011 el doctor fue procesado, como lo confirma el Chequeado del Ministerio Federal de Justicia Nº 1 de Ushuaia. Fue un caso de fraude contra la DIBA, el servicio social de la Armada Argentina. En 2012, El Diario del Fin del Mundo -un periódico semifrancés- publicó que se le acusaba de haber fingido una operación de glaucoma en un paciente del hospital de la capital de Fyn.

Arriaga Ferré fue finalmente puesto en libertad condicional – es decir, su juicio fue suspendido – y el Tribunal Oral Penal de Tierra del Fuego suspendió su sentencia después de un año de servicios comunitarios y una multa.

Arriaga también mencionó que el tratamiento de dióxido de cloro se está utilizando “con éxito” en Bolivia. Sin embargo, aunque la Asamblea Legislativa Plurinacional ha aprobado una ley por la que se autoriza la fabricación, comercialización, suministro y uso de la sustancia, la entrada en vigor de este reglamento sigue pendiente, ya que aún no ha sido emitida por el ejecutivo boliviano, que ha presentado una consulta al Ministerio de Justicia.

“Epidemiólogos argentinos”: redacción incorrecta y engañosa

El nombre del grupo se dio a conocer por primera vez en julio cuando una carta de los “Epidemiólogos Metadisciplinarios argentinos” apareció en varios medios de comunicación (este diario, La Nación y Perfil), solicitando el asesoramiento de expertos en enfermedades infecciosas que asesoran al gobierno nacional y a las medidas sanitarias establecidas en el país.

La bioquímica y doctora en inmunología Roxana Bruno fue una de las firmantes y es una de las caras más visibles de la organización. Según PubMed, un motor de búsqueda de acceso abierto que permite a los usuarios consultar la base de datos de estudios médicos, Bruno aparece en al menos 6 estudios de investigación, encargados por el Departamento de Neuroinmunología del Instituto Max Planck (Alemania), y en reuniones de jóvenes investigadores postdoctorales del Instituto de Neurociencia de Alicante (España).

Sin embargo, su nombre se dio a conocer cuando concedió una entrevista al periodista Fernando Bravo en Radio Continental y mencionó varias informaciones erróneas que ya habían sido comprobadas.

Después de una comprobación inicial, el inmunólogo contactó con Chequeado y envió una respuesta a la revisión de sus declaraciones en Radio Continental. Contrariamente a lo que dijo Bruno, no hay pruebas de que la cuarentena no esté justificada. Además, dijo que la mortalidad de COVID-19 es menor que la de la gripe, lo cual es un error.

Además, Bruno añadió que las nebulizaciones de ibuprofeno de sodio son 100% exitosas en casos graves de coronavirus, una afirmación que es por lo menos audaz. También dijo falsedades sobre la supuesta infertilidad que las vacunas contra el coronavirus causarían.

Argumentos consistentes con las teorías de conspiración

“Doctores por la Verdad” afirman que es una “falsa pandemia”, “plandemia” o “falsa hemia”, y el grupo apoya una de las teorías de que el virus fue creado en un laboratorio. Atribuir

a

Las intenciones oscuras es una de las características del pensamiento conspirativo, según la investigación de los científicos John Cook, Sander van der Linden, Stephan Lewandowsky y Ullrich Ecker en el Manual Teorías de Conspiración y Cómo descubrir COVID-19 Teorías de Conspiración. Los conspiradores tienen motivos viles, según los investigadores.

Además, tanto los “Médicos por la Verdad” como los “epidemiólogos metadisciplinarios argentinos” desconfían constantemente de la información oficial -otra característica del pensamiento conspirativo- lo que significa que cualquier evidencia científica que no encaje en sus teorías debe ser falsificada y sospechada.

Este es el caso de las constantes preguntas hechas e interrogadas a la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la supuesta inflación de casos positivos de COVID-19 debido a la supuesta alta proporción de casos falsos positivos en el país y la supuesta no especificidad de los PCR En este sentido, los grupos afirman que los indicadores en los que se basa el gobierno para salir de las “fases” de aislamiento son erróneos.

tienden a presentarse como “doctores engañados” y parte de un “totalitarismo que nos hace actuar por miedo y compulsión”, otra característica del pensamiento conspirativo.

Un ejemplo de esto es el caso de Brandolino, que convoca una reunión en el obelisco todos los sábados, con un folleto que dice: “Nunca uses una barbijo para moverte por las calles públicas. No seas un cómplice científicamente vestido de esta dictadura. La barbijo mata.”

En una entrevista con la página web de la Estación Claridad, Bruno también mencionó que “las barbijos causan un gran daño” porque nos permiten “respirar nuestro propio dióxido de carbono”.

María Elisa Calle, experta en epidemiología y salud pública y profesora de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid, explicó a la agencia de verificación de datos Maldito Bulo en esta nota que las barbijos no son impermeables, por lo que el aire entra por los lados y por arriba, permitiendo la entrada de oxígeno y la eliminación de dióxido de carbono.

“Si esto fuera cierto, los cirujanos que intervinieran durante varias horas estarían muertos y no sólo cansados”, explicó el experto. Lo mismo se señaló cuando la cirujana venezolana María Jesús Martínez Aquino fue consultada por Efecto Cocuyo.

————————–

Autor: Lucía Gardel

Este artículo fue posible gracias a la colaboración de los medios de comunicación fueguinos El Diario del Fin del Mundo y Bandera Fueguina.

Este artículo fue escrito por la Red Federal contra la Desinformación (RedDES), una red de medios de comunicación de colaboración de la Confederación creada para producir y distribuir verificaciones de rumores y contenidos falsos sobre los virus corona que circulan por las redes sociales. Las formas de contactar con ellos son: por correo a [email protected] y / Comprobado en todas las redes. Si ha recibido información sospechosa de WhatsApp, puede enviarla al 11.3679.0690 para su verificación.