Skip to content

Río Cuarto: mató a su pareja y fue absuelta porque fue víctima de violencia de género y se defendió

Valeria Olmedo (26) había sido juzgada por el delito de homicidio agravado por la relación del padre de sus tres hijas. Fue liberada.

Río Cuarto: mató a su pareja y fue absuelta porque fue víctima de violencia de género y se defendió

Río Cuarto: mató a su pareja y fue absuelta porque fue víctima de violencia de género y se defendió

“Era su vida o la mía”, había contado Valeria Olmedo, de 26 años, entre lágrimas ante los miembros del jurado y el tribunal de la Primera Sala de lo Penal de Río Cuarto, cuando relató su versión de la noche en que apuñaló y mató a su compañero en otro episodio de abuso machista.

Valeria acudió al juicio, donde fue acusada del “grave asesinato por asociación”, y fue absuelta de culpa y cargos, tras un veredicto unánime que la absolvió al considerarla víctima de la violencia de género.

La sentencia fue pronunciada en las últimas horas y absolvió a Valeria del delito cometido por Julio César Pereyra (39), con quien vivía desde los 12 años y era padre de sus tres hijas de 4, 7 y 9 años.

Pero este hombre, dijo durante el juicio, también la había sometido a constantes palizas, humillaciones y violencia psicológica durante varios años.

La noche en que lo asesinó fue una de esas muchas noches que se convirtieron en una pesadilla para Valeria. Y fue decisivo el modo en que relató lo que sucedió el fatídico 12 de agosto de 2018.

Según Puntal.com.ar, la mujer contó cómo su pareja celebró su cumpleaños en la casa de otra persona, y cuando llegó, nadie respondió cuando preguntó por él hasta que alguien le señaló un sector.

“Había enterrado mi cabeza en un plato de cocaína y le dije: ‘Piensa en tus hijas, Julio’, y entonces me miró de una manera que me dejó paralizada de miedo”, fue la dura historia de Valeria ante los jueces y el Jurado Popular.

Y dijo que Pereyra dijo: “Arreglaremos esto en casa.

“Me lo dijo mirándome con esos ojos odiosos. Sabía lo que me esperaba cuando llegó con una mamada, si se desquitaba conmigo dándome una paliza, porque estaba drogado, sabía que me iba a matar”, recordó.

Esa noche, durante la pelea, Valeria contó cómo tomó el cuchillo Tramontine de la mesa y se lo clavó en el pecho: “Era su vida o la mía.

Durante el juicio también contó detalles sobre el abuso físico y psicológico al que había sido sometida por Pereyra.

Y al final su abogado, Pablo Demaría, dijo: “No duden que fue ella quien mató a Pereyra, pero no duden que estamos condenando a la víctima aquí hoy”.

En su alegato, el Fiscal Julio Rivero rechazó la acusación de “homicidio agravado basado en la conexión”, diciendo que el crimen era parte de la “legítima defensa” y pidió una absolución.

El tribunal técnico y los jurados populares entendieron que Valeria se defendía por ser “víctima de la violencia de género”.

Por lo tanto, su comportamiento no era punible y su “absolución y libertad” se decidió inmediatamente, ya que estaba bajo arresto domiciliario.

Con información de Télam

AFG