Skip to content

Se suspendieron los turnos y se pospusieron las cirugías debido al conflicto que afecta a 350.000 miembros del IOMA

Por diferencias entre la obra social y el gremio de médicos, se suspendieron los beneficios en La Plata.

Se suspendieron los turnos y se pospusieron las cirugías debido al conflicto que afecta a 350.000 miembros del IOMA

Se suspendieron los turnos y se pospusieron las cirugías debido al conflicto que afecta a 350.000 miembros del IOMA

Incertidumbre, confusión y temor ante la posibilidad de no recibir atención médica cuando se alcance el pico de la pandemia de coronavirus Estos sentimientos golpearon a los miembros del IOMA el miércoles después de que la Asociación Médica de La Plata (AMP) decidiera que el plazo para acordar un nuevo contrato con la trabajadora social había vencido y ordenara la suspensión de los servicios para los más de 350.000 miembros que viven en la capital, Buenos Aires.

Gustavo C. ha estado en tratamiento durante dos meses por una lesión lumbar. Hoy tuvo una cita con el traumatólogo en uno de los consultorios del Hospital Español de La Plata. Cuando le llegó el turno, el secretario le dijo que el especialista se ocuparía de él “de manera especial”. No acepta el bono del IOMA”.

Esta decisión implica que Gustavo debe pagar 1.250 pesos por la consulta. Simplemente planeaba pagar la “diferencia” de 250 pesos que paga por la selección de un profesional especializado. “Decidí fijar otra fecha. No tengo intención de pagar ese dinero. Tengo mis pagos al día porque trabajo en la administración pública y me lo descuentan del sueldo”, dijo Gustavo nuestras fuentes.

Episodios como estos y otras variaciones de la falta de cobertura se han repetido en clínicas privadas, sanatorios y centros de salud de la ciudad. Esto se debe a que la AMP cuenta con casi 5.000 profesionales de todas las disciplinas asociadas y es la unidad que media entre el médico que dirige la práctica y el trabajo social, que cuenta con 2,2 millones de miembros en toda la provincia. El 80 por ciento son funcionarios públicos – y sus familiares directos – que trabajan en la policía, en la enseñanza o en la administración pública de Buenos Aires.

Los médicos de La Plata atienden más de 250.000 consultas de miembros del IOMA cada mes. Esto corresponde a casi 130 millones de pesos pagados por el trabajo social a través de la LMP. La unidad de la unión retiene el 1% de la comisión de gestión. Este punto también está en discusión: quieren aumentarlo al 2,5%. Ha habido dificultades y aplazamientos en la vigilancia y en las clínicas externas de los sanatorios. Y apenas participaron de alguna manera en particular.

Como pudo ver nuestras fuentes en fuentes relacionadas con la salud privada, también hubo casos en los que se pospusieron las operaciones programadas. El hecho es que, aunque las instituciones de atención de la salud mantienen la atención (tienen un acuerdo diferente), las intervenciones y otras actividades dentro de los centros de salud incluyen tarifas que se cobran a través de la HPA. Una cesárea fuera del trabajo social puede costar hasta 50.000 pesos como remuneración del especialista.

La crisis entre el IOMA y la AMP estalló en junio cuando el Instituto denunció a 12 médicos que presentaron facturas por prácticas que no habían realizado debido a un supuesto fraude. La presentación ante el Tribunal Penal fue bien conocida en medio de las acusaciones de que el gremio era responsable de los pagos atrasados y de las tarifas anticuadas pagadas por diversos servicios.

Esto llevó a una tensa negociación que resultó en la decisión de suspender los suministros en la primera semana de julio. Debido a esta acción, el presidente de IOMA, Homero Giles, ordenó la terminación del contrato. Y creó un canal online para que los médicos pudieran facturar directamente a los miembros por los servicios que prestan.

Después de cuatro días de “suspensión de la presentación de informes”, la oficina del ombudsman provincial intervino y se acordó un “alto el fuego” de 60 días para renovar el acuerdo. Este plazo expiró este miércoles, y las discusiones se estancaron.

El IOMA informó de que en la mesa de diálogo se evaluó “la inclusión de la jerarquía de honorarios de los médicos, la discusión sobre la nomenclatura de las prácticas y la inclusión del módulo COVID-19, aplicable para abril de 2020”. Además, la entidad estatal declaró que desde el comienzo de las deliberaciones había convenido en varias peticiones de la AMP: un aumento del 16% de las consultas, el reconocimiento de la nomenclatura y un aumento diferenciado de las prácticas de entre el 8% y el 32%; un aumento del 100% de los honorarios de los profesionales de las unidades de cuidados intensivos (UCI); y un pago como compensación por el trimestre de abril a junio por “exposición” al coronavirus.

Pero más allá del plazo, la cuerda fue apretada por la decisión de la MPA. Pone toda la controversia en una honda legal. El sindicato dice que el acuerdo ha expirado; IOMA, que sigue en vigor hasta diciembre.

El defensor del pueblo, Guido Lorenzino, pidió a la AMP que “reconsidere y restablezca los beneficios, porque no es una medida sensata dejar a los miembros sin seguro de un día para otro”. Y como ha descubierto nuestras fuentes, este jueves presentará una “no innovación” como medida cautelar ante el polémico tribunal administrativo. Ella está tratando de que los representantes del sindicato revisen la decisión y se atengan al “contrato actual”.

La controversia ahora amenaza con continuar en nuevos capítulos de la justicia. En el medio están los socios de La Plata que no saben si su médico los tratará con la prima o si tendrán que pagar como “particulares”.

La Plata. Correspondencia.

DD