Skip to content

Timothy Ray Brown, el primer hombre que se curó del VIH, murió

Conocido como el "paciente de Berlín", había sufrido una recaída de su leucemia. Aclararon que seguía siendo "inmune al virus".

Timothy Ray Brown, el primer hombre que se curó del VIH, murió

Timothy Ray Brown, el primer hombre que se curó del VIH, murió

Timothy Ray Brown, el estadounidense conocido como el “Paciente de Berlín” que fue la primera persona en ser curada del VIH en 2008, murió de cáncer este miércoles a la edad de 54 años.

Fue la Sociedad Internacional del SIDA la que dio la noticia, afirmando que Timothy había estado viviendo “durante seis meses con una recaída de leucemia” “que afectó sobre todo a su cerebro” pero seguía siendo “inmune al virus del VIH”.

Horas antes de que se difundiera la noticia, su compañero Tim Hoeffgen anunció que estaba en las últimas etapas de la enfermedad y dejó claro que “Timothy no se está muriendo de VIH, las cosas están claras”. Y hoy escribió en Facebook: “Es con gran tristeza que anuncio que Timothy ha muerto, apoyado por mí y mis amigos”.

Su historia dio la vuelta al mundo con la esperanza de que una verdadera cura para el VIH es posible, incluso si actualmente es difícil de reproducir a gran escala.

La historia comenzó en 1995 en Berlín donde vivía Timothy, un americano que descubrió en la capital alemana que estaba infectado. Comenzó los tratamientos habituales basados en los medicamentos antirretrovirales, pero en 2007 también se le diagnosticó leucemia mieloide aguda.

Parecía que el final estaba cerca y fue entonces cuando llegó el momento decisivo. De hecho, un médico de la Universidad de Berlín utilizó un trasplante de células madre de un donante con una mutación genética poco común, el llamado gen Ccr5, que provocó una resistencia natural a la inmunodeficiencia.

Después de dos transplantes, ocurrió algo que parecía un milagro: en 2008 Timothy, todavía conocido como el “paciente de Berlín” para proteger su anonimato, se recuperó de ambas enfermedades y ya no tuvo que someterse a la terapia antirretroviral.

Sólo dos años después, en 2010, decidió revelar su nombre y dar entrevistas sobre la alegría de su recuperación. “Es maravilloso ser curado del VIH”, dijo en 2012, enviando un mensaje de esperanza a todos los que están enfermos.

“Soy la prueba viviente de que el VIH puede ser curado”, dijo en ese momento. Pero el camino hacia una cura completa del virus es todavía largo. Un transplante similar al de Timothy es demasiado arriesgado, demasiado agresivo y demasiado caro.

La complejidad y los riesgos asociados a este tratamiento de trasplante de células madre impiden su uso generalizado, especialmente porque los medicamentos antirretrovirales generalmente permiten a las personas llevar una vida normal con el VIH.

Desde su caída, sólo se ha anunciado una cura más en marzo de 2019 gracias al mismo método. Fue el llamado “paciente de Londres” quien finalmente reveló su identidad, Adam Castillejo.

“Estamos profundamente en deuda con Timothy y su médico Gero Hutter por haber abierto a los científicos la perspectiva de una cura para el VIH”, dijo la profesora Adeeba Kamarulzaman, Presidenta de la Sociedad Internacional del SIDA.

Fuente: Agencias