Skip to content

Viajes de graduados: el regreso a Bariloche y Villa Carlos Paz sería a partir de la segunda quincena de diciembre

Los viajes comenzarían con un espacio limitado. La palabra de los principales operadores. Lo que sucederá en 2021.

Viajes de graduados: el regreso a Bariloche y Villa Carlos Paz sería a partir de la segunda quincena de diciembre

Viajes de graduados: el regreso a Bariloche y Villa Carlos Paz sería a partir de la segunda quincena de diciembre

Hay estrés y preocupación en las agencias de viajes que organizan viajes para los graduados. No sólo han dejado prácticamente de trabajar desde marzo, sino que también tienen que hacer frente a los temores lógicos de los padres que, ávidos de respuestas, piden certeza en tiempos de incertidumbre.

“Es muy difícil trabajar en estas condiciones. Aunque los argentinos estamos acostumbrados a los escenarios inciertos, esto es demasiado. Necesitamos que nuestros pasajeros puedan viajar con los protocolos adecuados para revivir la industria del turismo para los estudiantes”, coinciden Travel Rock y Soulmax, las principales empresas que organizan viajes.

Sin embargo, este martes la Boletín Oficial aprobó la resolución oficial 498/2020, que establece que el gobierno nacional, a través del Ministerio de Turismo y Deportes, replanteará los viajes y también hará efectivas las cancelaciones que se produzcan. “No cabe duda de que esta protección da un marco legal a lo que hemos estado trabajando, y lo consideramos una buena noticia, tranquilizadora y esperanzadora para lo que se avecina”, analiza Adrián Manzotti, jefe de la Federación Argentina de Asociaciones de Empresas de Viajes y Turismo (FAEVYT).

El turismo para graduados o estudiantes es una de las áreas más afectadas por la pandemia: Todos los viajes contratados para este año aún no han sido completados. “¿Han vuelto las clases? No, entonces, ¿cómo volverán los viajes de los ex alumnos? Un mes después de que empiecen las clases, podemos empezar los primeros viajes”, dicen los operadores a nuestras fuentes,

Manzotti, al frente de la FAEVYT. Trata de ser realista, y en esta realidad hay un cierto optimismo: “En una semana sabremos si podemos comenzar los primeros viajes a Bariloche y a Carlos Paz en diciembre. Necesitamos ver bien los protocolos, pero hay una buena predisposición del sector hotelero y de transporte para empezar. Esto – señala – sin importar si la vacuna llega o no.

Manzotti ve la luz al final del túnel y confía en “la segunda mitad de diciembre como preludio, con viajes con capacidad en autobuses, aviones y hoteles”. Las agencias de viajes están de acuerdo: todos quieren empezar con los primeros viajes. Aquí nadie gana, todos perdemos: agentes de viajes, hoteleros, destinos y, sin duda, todos los estudiantes.

El titular de la FAEVYT dice que se aferra a los números para creer que puede haber una salida, y esto tiene que ver con el hecho de que de los aproximadamente 150.000 estudiantes (de primaria y secundaria) que se gradúan, “sólo el 15 por ciento ha cancelado su viaje, y eso no es una cifra preocupante después de ocho meses de incertidumbre”. Está más que claro que los estudiantes, especialmente los de educación secundaria, quieren su viaje, y queremos hacerlo posible de la manera más segura posible.

De estos 150.000 estudiantes, unos 90.000 suelen viajar a Bariloche, el destino más concurrido, sin duda. La Asociación de Turismo Estudiantil de Bariloche (ATEBA) recibió con optimismo la resolución de la Secretaría de Turismo de la Nación en la que se establece un marco legal para la reprogramación en el segmento joven.

Bariloche se prepara para recibir a los graduados a partir de diciembre. La Gobernadora, Arabela Carreras, confirmó que “hemos decidido reabrir los destinos en Río de Janeiro a partir del 8 de diciembre, siempre respetando los protocolos de salud. Esta decisión es una respuesta a los buenos resultados del proyecto piloto, que fue satisfactorio en cuanto al cumplimiento de los protocolos de salud y el comportamiento de los turistas y residentes”, escribió en Twitter.

En tanto, Víctor Alfaro, presidente de ATEBA, que agrupa a los operadores de turismo juvenil de Bariloche, dijo a nuestras fuentes: “Ya estamos trabajando intensamente en la preparación de los distintos protocolos que se presentarán a la ciudad y al gobierno provincial en las próximas horas y que luego serán remitidos al ministerio nacional,

“La ciudad cuenta con la infraestructura necesaria para acoger a los jóvenes, tanto en lo que respecta al alojamiento como a la prestación de los distintos servicios, que se reajustarán una vez que se aprueben los protocolos destinados a garantizar la estancia segura de los visitantes”, dijo Alfaro, subrayando que “esperamos volver a acoger a los jóvenes mientras lleguen los autobuses y los aviones, de lo contrario será inútil”.

Alfaro cree que hay que tener cuidado en la primera fase de recepción. “Si Bariloche recibe normalmente entre 8.000 y 10.000 estudiantes por semana, creo que un número lógico para reanudar la temporada sería 3.000. Creo que podremos manejarnos bien y seguir todos los protocolos. Si todo funciona como se espera, llegaríamos a 5.000 por semana en enero y 7.000 por semana en febrero. Pero paso a paso no necesitamos apresurarnos.

El viaje de los graduados a Bariloche sin bolos es otro viaje: “Aún no se ha confirmado, pero una posibilidad es que los bolos -que tienen una capacidad de 1200-1500 personas- se abran entre las 6 y las 2 p.m. y entreguen burbujas de 200 jóvenes cada dos horas y media. Durante este tiempo pueden hacer un recorrido por la discoteca y ver el espectáculo de láser, así como bailar.

Mike Casavilla, representante de Travel Rock, la agencia que transporta 45.000 estudiantes de todo el país cada año -con Bariloche como único destino- advierte que, según lo que ha comentado con sus clientes, “habrá un alto nivel de aceptación para el viaje de graduación, que es una experiencia que nadie quiere perderse, incluso después del año que todos hemos tenido”.

“Llevo más de veinte años en el negocio, y siento un gran temor entre los estudiantes y también entre sus padres de querer hacer el viaje, aunque sea por un camino diferente, porque muchos viajarán mientras estudian o trabajan, pero no importa, será como el viaje de despedida de una etapa. Hay pocas cancelaciones, entre el 10 y el 15 por ciento, una cifra no muy lejana a la de otros años.

Travel Rock, que tiene 40 sucursales en todo el país y trabaja con más de 1.000 universidades, dice: “Tan pronto como se levanten las medidas restrictivas, podremos coordinar las primeras fechas, que podrían ser en diciembre. Y pretendemos, como dice la resolución del boletín oficial, proponer no dos sino cuatro fechas como alternativas, para que los alumnos puedan elaborar un cuadro según sus deseos e intereses”.

Gustavo Piñeyro, uno de los socios de Grupal, una empresa que organiza viajes para graduados de la escuela primaria, tiene un concepto claro que está por encima de tanta incertidumbre: “Los viajes se harán principalmente porque todos queremos que se hagan y porque es el recuerdo imborrable de la escuela primaria. Pero hay que tener paciencia, y esto es lo que te dice alguien que no ha trabajado durante ocho meses”.

Piñeyro dice que ha estado en contacto con sus clientes durante meses, y en general “todas las partes están de acuerdo en que es mejor esperar un poco más, para poder ofrecer el mejor servicio posible en un clima de mayor seguridad. ¿Qué padre de un alumno de primaria quiere enviar a su hijo de viaje ahora? Pero como se trata de un tema muy dinámico, estamos listos para ir si el gobierno da su consentimiento.

Grupal, en el mercado desde hace más de treinta años, opera con 100 escuelas por año (alrededor de 3.000 niños) y los destinos más frecuentes son Córdoba, Tandil y Entre Ríos. “Lo que me llama la atención es que no hay razón para cancelar el viaje. Debemos tener entre el 15 y el 20% de los clientes que han cancelado, lo que nos hace ser optimistas sobre lo que nos espera. Queremos que los niños viajen en las mejores y más seguras condiciones; merecen tener esa experiencia. Hay luz al final del túnel.

Felipe Huidobro de Soulmax sabe que la resolución del Ministerio de Turismo y Deporte “ha traído un manto de tranquilidad al sector, ya que prevé oficialmente la posibilidad de aplazar el viaje al cabo de un año, lo que permitirá a todas las partes llegar a un acuerdo”. Entiendo, por lo tanto, que no es una señal que invite a la deserción, sino que promueve la reactivación de una zona que estaba muerta”.

Soulmax tiene un promedio de 6.000 estudiantes que viajan principalmente desde la capital y la provincia de Buenos Aires a Porto Seguro (Brasil), 65%, Cancún y Punta Cana, 15%, y Bariloche (a un complejo en el Cerro Catedral), 20%. “¿Es este un momento para viajar a Brasil? Creo que el 80 por ciento de nuestros viajes se pueden hacer entre enero y septiembre. ¿Cancelaciones? Esperamos que sea el 20 por ciento”, estima uno de los propietarios.

Huidobro dice que en los últimos meses ha habido “mucha incomodidad, frustración y enojo por parte de algunos padres porque no teníamos respuestas precisas, porque nadie las tenía”. Sucede que muchos de nuestros clientes pagaron parte de su viaje al Brasil o al Caribe en dólares, y a los que solicitaron la cancelación y devolución se les informó que el dinero se devolvería en pesos al tipo de cambio oficial. Las agencias de viajes no son financieras, no tenemos la culpa de la inflación y la devaluación de este país”.

Huidobro lleva más de veinte años en el negocio y afirma que “cuando recibimos el dinero de los clientes, lo primero que hacemos es pagar el hotel y el transporte para cubrir los servicios contratados. El dinero que recibimos ya no está ahí, se distribuye a nuestros proveedores. Si pedimos un reembolso por una cancelación, el dinero enviado es recibido por el Banco Central al tipo de cambio oficial; no recibimos el billete de dólar. Quería dejarlo claro.

Mauro Simón de Surland, una agencia de viajes para estudiantes con sede en Bahía Blanca, Neuquén y Buenos Aires, comenta que “la forma en que nos hemos comportado desde el principio ha sido la de aportar la mayor calma posible a la situación y mantener una comunicación constante con nuestros cuatro mil clientes, que nos han acogido con opulencia y flexibilidad”.

Surland tiene dos mil graduados de la escuela primaria y dos mil de la escuela secundaria “Estos últimos están más ansiosos, más urgentes por viajar a Bariloche, Carlos Paz o Brasil, los destinos que servimos. Los que terminan la escuela secundaria no quieren renunciar, y los más jóvenes que vienen de la escuela primaria son los que más han cancelado”, concluye Simón.

Mirando al horizonte, Simón dice: “La situación ha cambiado mucho en las últimas semanas, y hoy somos optimistas. Siempre dependiendo del guiño del Ministerio de Turismo de la Nación, creemos que los alumnos de secundaria podrían empezar a viajar gradualmente en la segunda quincena de diciembre, mientras que los de primaria creen que sería más factible empezar en febrero, ya que los padres de los menores quieren ver cómo se desarrollan las primeras etapas”.

Todo el mundo está de acuerdo en que “hay una luz que descansa en el horizonte cercano”, lo que sugiere que la actividad comenzará gradualmente. Y desde Travel Rock, Soulmax, Grupal y Surland aseguran que “más allá del hecho de que los viajes tendrán lugar en 2021, muchos de ellos en varios meses, los precios se mantendrán por todo lo acordado en 2019 cuando estos viajes comenzaron a pagar”.

GS